"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

domingo, 4 de octubre de 2009

Megaciudades y mujeres, de Carme Miralles-Guasch en Público

Fuente: http://espaicritic.blogspot.com/2009/09/megaciudades-y-mujeres-de-carme.html


En las grandes metrópolis del mundo viven 1.300 millones de personas –casi el 20% de la población mundial–en unas 400 ciudades de más de un millón de habitantes. Las 20 primeras con más de 10 millones cada una, siendo Tokio, con 30 millones, la más poblada. En las grandes ciudades coexisten características globales y locales, en ellas los desafíos económicos y sociales se perfilan en todas sus sombras y sus luces, se concretan y a la vez se generalizan. En recientes estudios se subraya que el proceso de globalización se hace más homogéneo en los espacios urbanos, pero, paralelamente, demanda especialización y diferenciación por parte de cada una de ellas. Las ciudades son las verdaderas protagonistas del siglo XXI, las que le están dando forma, desde las que se apuntan las nuevas ideas y se superan viejos valores.
Las megaciudades trabajan crecientemente en redes internacionales de naturaleza y objetivos diversos. Sus problemas, retos y desafíos son cada vez más similares y estos requieren de colaboración entre ellas, ya que, si las preguntas son progresivamente más complejas, sus respuestas precisan complicidades y experiencias compartidas. Una de estas redes de colaboración internacional es Metrópolis, creada en 1985, con el objetivo de hacer visibles los problemas comunes y avanzar en sus soluciones. Más de cien ciudades del mundo, de todos los continentes, participan en ella. España, Madrid y Barcelona forman parte de la red. En muchas situaciones en las que se discute el tema de la ciudad como lugares globales y locales el debate aparece neutro, sin género. Los programas, las políticas, las informaciones, las estadísticas y los presupuestos emergen relacionados a una población homogénea. Sin embargo, la realidad es muy distinta, ya que las mujeres ocupan más espacio en las economías informales de las urbes, tienen menos representación política y ocupan, a igual formación, puestos de menos responsabilidad.
Para visualizar estas situaciones es importante trabajar en redes internacionales donde las políticas urbanas se planteen, ejecuten y evalúen dentro de perspectivas de género. Para ello, en octubre se celebrará en Seúl el segundo foro sobre políticas de género en las grandes metrópolis del mundo bajo el lema Las ciudades dinámicas necesitan de las mujeres. El foro está organizado por la comisión internacional de mujeres de Metrópolis, ya que las ciudades dinámicas requieren de la energía y de los conocimientos de las mujeres, y esto es lo que se quiere poner en valor. Una estrategia que demanda de una red de conocimiento exhaustiva sobre experiencias, buenas prácticas y nuevas formas de hacer políticas con perspectiva de género, y además en un formato internacional, pues sólo en este contexto se puede debatir lo que atañe a las grandes ciudades. En ellas, una información obvia pero tantas veces soslayada, el 50% de la población son mujeres. Las políticas urbanas tienen género, en la mayoría de ocasiones género masculino, ya que favorecen, aunque lo escondan, al otro 50% de la población.
Carme Miralles-Guasch. Profesora de Geografía Urbana.