"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Casi la mitad de los adultos catalanes serán jubilados en 2020. La Cataluña del futuro.



Habrá un crecimiento lento, la población envejecerá y se distribuirá por el territorio  |  Aumentará la demanda de residencias porque sube el número de mayores de 85 años   |  Harán falta más escuelas porque crece la población escolar, de 0 a 15 años

JOSEP PLAYÀ MASET | LA VANGUARDIA, Barcelona | 22/11/2009 
Catalunya seguirá siendo un país pequeño porque el espectacular crecimiento que ha tenido en los últimos años no se repetirá. En el año 2012 habrá llegado a los ocho millones de habitantes y en el 2040 no habrá alcanzado aún los nueve millones. Será además unapoblación muy envejecida. Habrá nada menos que 2,3 millones de personas con más de 65 años (26,6% del total). Si ahora por cada cien personas en edad de trabajar hay 24 jubilados, en ese horizonte de tres décadas se prevé que puedan ser 45, un dato que con ser preocupante no lo es más que en el resto de España o de Europa.
Es la tercera vez que el Institut d´Estadística de Catalunya (Idescat) elabora unas proyecciones demográficas, con carácter quinquenal, que incluyen información sobre los efectivos, tanto activos como en edad escolar, y su distribución por el territorio. A partir de tres variables, fecundidad, esperanza de vida y migraciones, se determinan tres hipótesis de crecimiento (alta, media y baja), aunque aquí se hará referencia sólo a la que se considera como media. Las Projeccions de població 2021-2041 (base 2008), dadas a conocer esta semana, reflejan un crecimiento moderado, debido a la fuerte disminución de las entradas de inmigrantes.


El año 2008 ya refleja una caída de las entradas desde el exterior como consecuencia de lacrisis que se mantendrá hasta el 2010. A partir de entonces se recuperarán las entradas y a partir del 2013 se podría estabilizar en un saldo neto de 41.000 personas (lejos de los 130.000 de hace tres años), al menos hasta el 2021. "En las proyecciones del Idescat - dice el documento-se ha previsto que el saldo migratorio continuará siendo positivo, de acuerdo con los análisis de los expertos de las Naciones Unidas, que prevén que se mantenga el flujo neto de migración hacia los países desarrollados, no sólo por las diferencias de nivel de vida entre los países pobres y ricos, sino porque en los próximos años se acelerará el envejecimiento de los países desarrollados y, en particular, el déficit de población en edad laboral". En ese punto los expertos del Instituto Nacional de Estadística (INE) hacen unas hipótesis más pesimistas. Prevén menos llegadas y más salidas, de tal modo que llegan a vaticinar un saldo migratorio negativo en comunidades como la catalana.


Mireia Farré, responsable de las proyecciones junto a Josep Anton Sánchez, recuerda que "la pirámide de la población catalana va envejeciendo, mientras que Por el contrario, el movimiento natural irá a la baja. Descenderá el número de nacimientos y crecerán las defunciones. Y, sin embargo, se prevé que la población en edad escolar, de 0 a 15 años, crecerá por efecto de la reagrupación familiar de los inmigrantes y el aumento de las parejas jóvenes en edad de tener hijos. Y una de las consecuencias sociales más llamativas es que harán falta más escuelas, especialmente en las comarcas de Girona y Tarragona, donde más crecerá la población.


En el lado opuesto, el aumento sostenido de la esperanza de vida contribuye a aumentar el contingente de más de 80 años que podría alcanzar los 450.000 habitantes en el 2012, lo que representa un aumento del 34% respecto al 2008. "Dado que a esa edad las tasas de dependencia son muy elevadas, eso significa una demanda de más residencias, especialmente en el ámbito metropolitano de Barcelona donde se produce el mayor crecimiento", señala Mireia Farré.


La población crecerá en los siete ámbitos territoriales, aunque con diferencias sustanciales. El territorio con un crecimiento menor es el del ámbito metropolitano, que incluso registrará un leve descenso en Barcelona y un estancamiento en el resto del Barcelonès. Los mayores crecimientos se darán en el segundo anillo, formado por las comarcas centrales y las de Tarragona y Girona. La comarca con mayor crecimiento será el Alt Penedès (19,9%) y la más regresiva, la Terra Alta (-4,7%).



La década prodigiosa

Las predicciones del 2000 no adivinaron el gran crecimiento de la inmigración
En el año 2000 se hizo la primera prospección demográfica para el año 2010. Entonces aún era válido el eslogan "Som sis milions" y la previsión indicaba un crecimiento moderado que permitiría llegar a los 6,4 millones de habitantes en diez años. Había otras hipótesis, pero la horquilla oscilaba entre los 6,2 y los 6,55 millones de habitantes. La predicción falló estrepitosamente porque a 1 de enero del 2008 se había llegado ya a los 7,24 millones de habitantes. El crecimiento no ha sido de 369.000 habitantes, sino de 1.242.000, una desviación tres veces superior a la prevista.
¿Por qué falló la predicción del Institut d´Estadística de Catalunya? El cálculo se basó en tres factores: una recuperación de la tasa de fecundidad (pasaría de 1,18 hijos por mujer a 1,7); un aumento de la esperanza de vida (llegaría a los 77,7 años para los hombres y 84,7 para las mujeres) y un aumento de la inmigración extranjera (se consideraba una migración neta de 14.000 personas al año). La primera hipótesis se cumplió parcialmente, ya que en el 2007 sólo se había llegado a una media de 1,46 hijos por mujer y se prevé alcanzar la cifra de 1,73 a partir del 2035. Por ese lado, la población actual hubiese sido incluso menor. En lo que se refiere a la esperanza de vida, se han cumplido escrupulosamente las expectativas. En el 2007 era de 78,2 años para los hombres - se quedaron cortos-y 84,6 para las mujeres.


El error fue no prever la llegada masiva de inmigrantes. La confluencia de las regularizaciones, el anuncio de la exigencia de visados a colombianos, ecuatorianos y bolivianos y la crisis en el Este europeo provocaron una avalancha en las fronteras españolas. Sólo entre el 1 de enero del 2002 y el 31 de diciembre del 2007 hubo un crecimiento migratorio en Catalunya de 735.000 habitantes, a razón de 122.000 de media anual. Muy por encima de los 14.000 previstos. Este crecimiento fue el resultado exclusivo de la inmigración exterior, ya que el saldo migratorio con el resto de España fue incluso negativo (se perdieron 5.000 habitantes anuales).


La tercera gran oleada inmigratoria en Catalunya permitió pasar de los 141.646 extranjeros que había en 1999 (2,3% de la población) a los 1,1 millones del 2008 (15% del total). Es lo que Anna Cabré y Andreu Domingo, del Centre d´Estudis Demogràfics de la Universitat Autònoma de Barcelona, han denominado "la década prodigiosa". Un boom que tenía precedentes en los periodos 1900-1930 y 1951-1975, aunque entonces se trató de una inmigración procedente del sur de España.





Unos 13.000 inmigrantes han retornado con ayudas en el último año

Los planes de retorno tienen éxito entre los latinoamericanos y han fracasado con los musulmanes
Esta semana se cumplía un año de la puesta en marcha del Programa de Retorno Voluntario de Trabajadores Extranjeros no Comunitarios y el ministro de Trabajo,Celestino Corbacho, hizo balance: desde su entrada en vigor se han registrado 8.724 solicitudes, fundamentalmente en la Comunidad de Madrid (1.857), Catalunya (1.432) y Comunidad Valenciana (1.234). El programa está diseñado para trabajadores extracomunitarios que se van al paro y piden percibir su prestación contributiva a través del abono acumulado, con vistas a regresar a su país de origen y reiniciar allí sus proyectos de vida. Junto a los trabajadores desempleados, también se han beneficiado del plan 1.581 familiares. La cuantía media de las prestaciones asciende a 9.148 euros. Se han acogido en torno al 10% de la potencial población beneficiaria, lo que es considerado "un buen resultado", según fuentes ministeriales.
MÁS INFORMACIÓN

A FONDO
Inmigración
Los países latinoamericanos son los principales receptores de esos inmigrantes. DestacanEcuador (44%) y Colombia (18%); y a cierta distancia, Argentina (9,7%), Perú (8,6%), Brasil(5,3%), Chile (4,1%) y Uruguay (3,6%). El programa no ha tenido ningún eco entre la comunidad musulmana, lo que no sólo indica su nula intención de regresar, sino también sus dificultades para tener una relación fluida con las administraciones. Anna Cabré y Andreu Domingo, en un artículo en la revista L´Avenç, afirmaban "que si nos fijamos en lo que sucedió en Europa con la crisis de mediados de los 70, deberíamos convenir que en épocas de crisis sólo retornan quienes tienen un espacio social para hacerlo". En su opinión, la mayoría de inmigrantes optará por quedarse e incluso, como sucedió con los marroquíes o los turcos en Francia, Alemania o Bélgica, "pueden reagruparse con más intensidad".


Otro Plan de Retorno Social, que financia la Secretaría de Estado de Inmigración y gestionan ONG, destinado a personas que carecen de medios económicos, ha atendido este año a 3.160 personas. Bolivia es el país al que han viajado más personas (805), seguido de Argentina (504) y Brasil (413). En total, más de 13.000 inmigrantes han podido retornar gracias a los distintos planes.



domingo, 22 de noviembre de 2009 Tendencias | página nº 36
Null



MÁS INFORMACIÓN