"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

martes, 11 de diciembre de 2007

Zapatero propone un pacto entre Europa y África para regular los flujos migratorios

Zapatero propone un pacto entre Europa y África para regular los flujos migratorios

El jefe del Gobierno español aboga por mejorar las oportunidades en los países de origen y luchar contra la inmigración ilegal.- El presidente de turno de la UE, José Sócrates, hace un llamamiento a los países de ambos continentes para regular el flujo migratorio

AGENCIAS - EL PAÍS Lisboa / Madrid - 08/12/2007

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero ha propuesto este sábado, en el marco de la Cumbre UE-Africa que se celebra en Lisboa, un pacto euro-africano que garantice la escolarización infantil, genere empleo para los jóvenes y mejore las infraestructuras en Africa, con el fin de regular los flujos migratorios. Zapatero, que ha resaltado que la inmigración ilegal es "el dramático resultado de un fracaso colectivo", ha reclamado una lucha "implacable" contra las mafias, recalcando que la única política "honesta" es facilitar los flujos de inmigración legales.
El pacto sugerido por Zapatero estaría sustentado en tres ejes: la escolarización, la generación de empleo para los jóvenes y la construcción de infraestructuras que dinamicen el tejido social y económico de los países de origen. Según el jefe del Gobierno español, la actuación en estos ámbitos debe evitar la fuga de cerebros de Africa e incentivar los retornos.

Además, el jefe del Gobierno español ha insistido que hay que ser implacables en la lucha contra la inmigración ilegal y que Europa debe liderar el combate contra la xenofobia y el racismo. Tras informar de que en España residen legalmente 812.000 africanos, se mostró convencido de que "la inmigración ilegal es el dramático resultado de un fracaso colectivo" y provoca ciudadanos vulnerables a las mafias y sin derechos en los países de acogida.

"La Unión Europea no ha estado a la altura de las circunstancias", ha comentado Zapatero durante su intervención. En este sentido, ha subrayado que Europa tiene un compromiso ético con Africa y que la Cumbre de Lisboa debe inaugurar una nueva etapa en las relaciones entre ambas partes marcando "un antes y un después" de su celebración.

Gadafi pide mil millones de euros

Mientras el presidente del Gobierno español defendió la posición europea en la sesión, celebrada a puerta cerrada, el presidente de Libia, Muamar el Gadafi, ejerció de portavoz africano. Según fuentes europeas, Gadafi se dirigió a los líderes de la UE diciendo: "dadme mil millones de euros y os prometo que no os exportaré inmigrantes".

Fuentes de la Presidencia portuguesa de la UE presentes en la reunión han abundado en que, a diferencia de la mayoría de los discursos, que miraron más "hacia el futuro" de las relaciones entre la UE y Africa, Gadafi se ha centrado particularmente en el pasado. Así, el líder libio ha asegurado que la inmigración es la "consecuencia de la política de los europeos en Africa y del pillaje de los recursos naturales", que, según él, ha provocado "la miseria del continente". Por ello, Gadafi ha inissitido en que, para luchar contra la inmigración, "hace falta dinero".

Preguntado en rueda de prensa por esas palabras, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinosla Cumbre, ha confirmado que Gadafi había señalado que si pudiese recibir una ayuda de mil millones de euros, los problemas migratorios podrían resolverse. En cualquier caso, Moratinos ha apostado por una política integral. "Nosotros creemos que, aparte de la ayuda financiera, que es importante y que siempre hemos abogado por ella para mejorar las condiciones de desarrollo en el Africa subsahariana, no es suficiente", ha explicado Moratinos.

La inmigración centra el debate

La necesidad buscar una solución a la inmigración desde Africa a Europa y de hacer respetar los derechos humanos han sido los dos temas más recurrentes entre los oradores que han intervenido esta mañana en la ceremonia de apertura de la II Cumbre UE-Africa en Lisboa. El presidente de turno de la UE y primer ministro de Portugal, José Sócrates, ha afirmado en presencia de las 80 delegaciones que "no podemos quedarnos indiferentes ante el drama de la inmigración desesperada, que destruye vidas y familias".

Sócrates ha hecho un llamamiento a los líderes europeos y africanos a "regular conjuntamente estos flujos migratorios, favorecer la inmigración legal, luchar contra la inmigración clandestina, promover una integración digna de los inmigrantes en la sociedad de acogida y promover el desarrollo de los países de origen". Para el primer ministro éste es un desafío ineludible donde también están en juego los derechos humanos.

De forma global, Europa y África abordarán la situación de paz y seguridad en el continente, con especial atención a los conflictos de Sudán y Somalia, y tratarán de definir una nueva relación comercial a través de los llamados Acuerdos de Partenariado Económico (EPA), que sean compatibles con las reglas de la Organización Mundial del Comercio y que faciliten a los países africanos el posicionamiento de sus productos en el mercado europeo.

Cumbre de encuentros seleccionados

Zapatero se ha reunido esta mañana con el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y tiene previsto encuentros bilaterales con los líderes de Mauritania, Sidi Uld Cheij Abdallahi; Senegal, Abdolulaye Wade, y Angola, José Eduardo dos Santos.

Las reuniones entre Zapatero y los cuatro dirigentes se producirán en los márgenes del encuentro y previsiblemente hoy, sábado, las cuatro. No se excluye que el presidente español pueda celebrar alguna otra bilateral más, puesto que su intención es reunirse con el mayor número de dirigentes africanos que el formato de la cumbre le permita.

Reunión con Teodoro Obiang

Sin estar confirmadas, tampoco se descarta que Zapatero se encuentre con los presidentes Nigeria, Umaru Yar'Adua, y Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang. Fuentes gubernamentales han indicado que "no se ha planteado", sin embargo, un encuentro con el primer ministro marroquí,
Abbas el Fassi, quien previsiblemente encabezará la delegación del reino alauí.

Tampoco se realizará en esta cumbre, como inicialmente estaba previsto, una presentación conjunta por parte de los ministros español y marroquí de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos y Taieb Fassi Fihri, del proyecto de conexión ferroviaria entre España y Marruecos por el Estrecho de Gibraltar, como habían acordado en la entrevista bilateral que mantuvieron en Marruecos horas antes de que España anunciara la primera visita de los Reyes a Ceuta y Melilla.

Fuentes diplomáticas han indicado que la presentación no se llevará a cabo porque no está suficientemente preparada. No obstante han señalado que la iniciativa sigue en pie para llevarla a cabo en un futuro.

De otro lado, Moncloa prepara un encuentro entre Zapatero y el presidente libio, Muamar el Gadafi, quien iniciará una gira europea al término de la Cumbre UE-Africa. Fuentes gubernamentales han señalado que aún no se ha cerrado dicha entrevista y que todavía se estudia si se hará en una visita de Gadafi a España, o si aprovecharán su estancia en Lisboa para verse.

Por otra parte, el Gobierno español, a través del ministro Moratinos, ha manifestado públicamente que desearía que el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, no asistiera a la cumbre ya que probablmente copará los titulares de la prensa y desviará la atención del contenido de la reunión.

Precisamente la oposición de los países europeos a la asistencia de Mugabe a la cumbre y la postura de los africanos, que no veían aconsejable impedir la presencia del dirigente zimbabuense, fue el obstáculo principal para la celebración de la segunda Cumbre UE-Africa, aplazada hasta la actualidad en sucesivas ocasiones.