"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

martes, 26 de febrero de 2008

PUEBLOS DEL MUNDO: Los pastores mongoles: vivir en el desierto asiático








Habitantes de las estepas y desiertos de Asia central



Los mongoles son originarios de las tierras que hoy ocupan
Mongolia,China y Rusia.

En la actualidad, se calcula que son unos 8.500.000 individuos,
de los que aproximadamente 4 millones viven en la Región Autónoma
de Mongolia Interior (China) y algo más de 2 millones en
Mongolia. La mayoría de ellos habitan en el desierto de Gobi, situado
entre el sur de Mongolia y el norte de China; precisamente, el
término «gobi» significa desierto en mongol.

La vida en este vasto territorio, donde alternan praderas, estepas y
desiertos, es difícil debido al clima extremo (en invierno, las temperaturas
bajan hasta 50° bajo cero; y en verano, suben hasta los
40°) y a la aridez. Sin embargo, los nómadas mongoles han desarrollado
modos de supervivencia desde hace siglos.

Un ejemplo de adaptación a las tierras desérticas y semidesérticas

Las temperaturas extremas y la aridez dificultan el crecimiento de
la vegetación y de las plantas; por eso el modo de vida tradicional
de los mongoles es nómada, y su actividad principal, la ganadería.
El ganado constituye su única riqueza; por eso los pastores mongoles
se desplazan continuamente en busca de pastos naturales
con sus caballos, pequeños y fuertes, capaces de recorrer enormes
distancias y soportar los fríos inviernos; y sus rebaños de camellos,
cabras, ovejas y yaks.


Los nómadas mongoles viven en tiendas que transportan consigo y
que se conocen como yurtas. Se trata de tiendas hechas de fieltro
(elaborado prensando la lana de ovejas y cabras), sostenidas por
un armazón de varas de madera unidas entre sí con tiras de piel y
fácilmente desmontables. Tienen forma cilíndrica, con el techo en
forma de cúpula y un agujero redondo en él para facilitar la salida
de humos y la entrada de aire; ese agujero se puede cerrar cuando
llueve con un trozo de fieltro móvil. Las distintas piezas de fieltro
que forman la tienda se sujetan por medio de cuerdas de pelo
que dan varias vueltas a todo el conjunto.

Los animales son la principal fuente de alimentación de los pastores
mongoles, que consumen mucha leche y derivados y poca carne.
Matan el ganado en septiembre, y el resto del año se alimentan
de carne seca, que cuecen para hidratarla junto con algo de
grasa de yak, y en ocasiones, pasta que compran en los poblados
por los que pasan. Con la leche, ya sea de cabra, yak, vaca o
yegua, elaboran quesos, mantequilla, nata y yogur. La bebida tradicional
que toman a diario los mongoles es el té, que hierven
en leche.

Los excrementos del ganado sirven para alimentar el fuego de sus
hogares, para cocinar y calentarse.

Zona donde habitan los mongoles:

KAZAJSTÁN MONGOLIA
UZBEKISTÁN
TURKMENISTÁN
KIRGUIZISTÁN
TAYIKISTÁN
AFGANISTÁN
IRÁN
PAKISTÁN
INDIA
NEPAL BUTÁN
BANGLADESH
MYANMAR
VIETNAM
LAOS
CHINA
TAILANDIA


Los mongoles se distribuyen por Asia Central.


Un pueblo fuerte, rudo e integrado con la naturaleza

Los mongoles tienen un idioma propio, el mongol.
La mayoría de ellos se han convertido al budismo lamaísta tibetano,
pero el chamanismo se sigue practicando. El chamán es una
figura importante para los mongoles; es alguien capaz de mantenerse
consciente cuando, en estado de trance, se coloca entre el
mundo de los vivos y el de los muertos para recibir el don de la
adivinación y la facultad de curar. La leyenda cuenta que el propio
Gengis Kan recurría a chamanes para que le aconsejaran.
Los nómadas mongoles respetan profundamente al lobo, aunque
deben guardar sus rebaños de él. De hecho, los mongoles han
considerado durante mucho tiempo al lobo como tótem. Se cuenta
que su cruel y fuerte espíritu, y su sabiduría y coordinación como
manada inspiró a Gengis Kan y a su ejército durante la conquista
del continente euroasiático en el siglo XIII. Y cuando un pastor
mongol muere, a menudo es enterrado cerca de la guarida de un
lobo, pues existe la creencia de que el lobo puede llevar el alma
del muerto al Tengger, el cielo de los mongoles.

1. Relaciona las personas con su medio físico.
• ¿Por qué se señala a los nómadas mongoles
como ejemplo de adaptación humana
a condiciones ambientales difíciles? Explica cómo
se han adaptado a la vida en las estepas
y los desiertos de Asia central. Ten en cuenta
los siguientes aspectos: actividades económicas,
vivienda, alimentación, vestimenta, etc.
• ¿Qué ha motivado el deterioro de su modo
de vida tradicional en los últimos años?
2. Analiza su forma de vida.
• Describe cómo es una yurta. Explica por qué
crees que son así.
• Para este pueblo los chamanes son importantes.
¿Conoces otros pueblos que practiquen
el chamanismo? Si es así, cítalos.
3. Busca información.
• Entra en la dirección
http://www.wikipedia.org/wiki/Mongol
(etnia) y busca información sobre la historia de los mongoles
y, en particular, sobre Gengis Kan. Después,
elabora una breve redacción al repecto.
4. Busca imágenes y vídeos de los mongoles en internet.



Los dzud y el fin del estilo de vida tradicional de los nómadas mongoles

A principios de esta década y durante varios
años, unas setenta y cinco mil familias
de nómadas mongoles padecieron una grave
hambruna debido a la muerte de millones
de cabezas de ganado. Naciones Unidas
y la Cruz Roja Internacional hicieron un
llamamiento internacional para ayudar a estas
familias proporcionándoles alimentos y
ropa de abrigo.

La causa fue el fenómeno conocido como
«dzud», específico del invierno mongol, que
se puede traducir como «desastre invernal»,
y que se caracteriza por temperaturas por
debajo incluso de los 50° bajo cero y fuertes
ventiscas, algo especialmente grave si
tiene lugar tras un verano muy seco.
La pérdida de ganado y, por tanto, del estilo
de vida tradicional ha hecho que decenas
de miles de nómadas mongoles emigren a
las ciudades y que estas se vean desbordadas
por su llegada y no puedan proporcionarles
ni los servicios necesarios ni empleo.
La población de Ulan Bator, la capital de
Mongolia, se duplicó en los últimos diez años
y, según las previsiones, volverá a hacerlo
en los próximos diez o quince.

La mitad de los vecinos de Ulan Bator vive en yurtas.