"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

martes, 26 de febrero de 2008

PUEBLOS DEL MUNDO: Los samis: vivir en la tundra

Habitantes de las tierras más septentrionales de Europa

El pueblo sami, también denominado lapón, habita en una región
que se extiende por el norte de Noruega, Suecia, Finlandia y la península
de Kola, en el noroeste de Rusia, región conocida como
Laponia, pero que ellos prefieren llamar Sapmi.

Se considera a los samis como la población aborigen de la península
Escandinava, pues se han hallado evidencias de que las costas
árticas escandinavas estaban pobladas hace 11.000 años por
un pueblo que vivía ya de la pesca y la caza de renos.
Según las estimaciones oficiales, hoy son unos 70.000-80.000 individuos,
la mitad de los cuales vive en Noruega, otra cuarta parte
en Suecia, y el resto en Finlandia y Rusia. Sin embargo, podrían
llegar a 100.000, pues no hay ningún censo global y los gobiernos
quieren mantener bajas esas estimaciones.

Un ejemplo de adaptación al medio ártico
El clima frío, el suelo –helado durante el largo invierno y frecuentemente
cubierto por la nieve en primavera y otoño– y el aislamiento
que se deriva de esas duras condiciones ambientales, dificultan
enormemente la vida de los samis. Pero ellos han desarrollado modos
de supervivencia desde hace siglos.

Se trata de un pueblo tradicionalmente nómada o seminómada,
que habita entre la tundra y la taiga o bosque boreal.

Los samis se organizan en pequeñas comunidades, cada una de
las cuales posee su propio territorio de pastos, en el que también
puede cazar y pescar. Sus actividades tradicionales son la caza, la
pesca y, sobre todo, el pastoreo de renos.

El reno lo es todo para los samis: su oficio, su principal alimento
–junto al salmón–, fuente de productos para la confección de sus
trajes y sus tiendas (lavvus), etc. Del reno aprovechan casi todo: la
piel para las tiendas y la ropa, los tendones como hilo de coser, y
los cuernos y huesos para elaborar ciertos instrumentos.

Los samis siguen a los renos en sus movimientos estacionales entre
la montaña, a la que llegan en otoño, y la costa, a la que llegan
en primavera. Durante el desplazamiento, varias familias se juntan
y viven en comunidad en torno a un campamento –siida– hasta
que llega el momento de partir nuevamente tras el reno. Los siida
se levantan en tierras con buenos pastos, en las que las familias sitúan
sus gammes o cabañas hechas con madera, corteza y piedra.

Entre el siida de verano y el de invierno, los samis viven en sus
tiendas de piel de reno y palos de abedul, los lavvus.

Un pueblo respetuoso con la naturaleza y que lucha por mantener viva su cultura
Hoy, muchos samis practican el luteranismo. En el pasado, su sistema
de creencias era animista. Los samis creían en la existencia
de muchos dioses que dirigían los poderes de la naturaleza. La voluntad
de estos dioses era interpretada por el hechicero sami, llamado
noaid.

Sami

Zona donde habitan los samis

NORUEGA
SUECIA
FINLANDIA
ESTONIA
LETONIA
LITUANIA
LITUANIA

Los samis habitan en las tierras en torno al Círculo Polar Ártico.

INVESTIGACIÓN

El idioma de los samis pertenece al grupo fino-ugrio de la familia
de lenguas urálicas. Una palabra sami se ha extendido por todo el
mundo: «tundra».

Los samis luchan hoy por mantener viva su cultura (su idioma, su
folclore, sus tradiciones…) y por no perder los derechos a la tierra
y al agua que consideran suyos desde hace miles de años y que
constituyen un obstáculo para la explotación de los recursos naturales
de la región: los bosques, la energía hidráulica y el hierro.

Familia sami.

SABÍAS QUE…

La mayoría de los samis trabaja y vive en las poblaciones. Solo
unos pocos se dedican aún al pastoreo nómada de renos y, en lugar
de trineos y perros, usan sobre todo las motos de nieve, que
hacen más fácil el seguimiento de las manadas y el remolque de
sus casas desmontables, que hoy día se construyen con materiales
más ligeros e impermeables.

A ello ha contribuido el hecho de que, en las últimas décadas, los
samis han perdido grandes zonas de pastos en favor de otras actividades
económicas, fundamentalmente la industria forestal. Esta
requiere una red de caminos que han fragmentando las tierras
donde pastan los renos, lo que ha obligado a los samis a dividir los
rebaños y a utilizar motos para nieve e incluso helicópteros para vigilar
a los animales.

Además, progresivamente, el turismo va formando parte del modo
de vida sami. En la primavera y el verano principalmente, las rutas
guiadas con trineos tirados por huskies o renos, o en motocicletas
de nieve, y, en general, la afluencia turística completan los ingresos
de los samis.

1. Relaciona las personas con su medio físico.
• ¿Por qué se dice que los samis representan
uno de los casos más extremos de adaptación
humana a las condiciones más duras?
Explica cómo se han adaptado al medio ártico.
• En el pasado, los samis consideraban que todos
los seres, animados e inanimados, tienen
su espíritu. ¿A qué crees que se debía esta
concepción del mundo? ¿Conoces otros pueblos
aborígenes que tengan hoy un sistema
de creencias «animista»? Si es así, cítalos.
• ¿Qué factores más importantes han motivado
el deterioro de su modo de vida tradicional
en las últimas décadas?
2. Analiza su vestimenta.
• Describe el vestido y el calzado de los samis.
• Explica cómo influyen las condiciones
ambientales en esos dos aspectos.
3. Busca información.
• Entra en la dirección
http://www.cervantesvirtual.com/historia/THogonia_taiga_tundra.shtml
y lee sobre las creencias nativas de los samis y de
otros pueblos que habitan en la tundra
y en la taiga. A continuación, elabora un breve
resumen comparativo.

4. Busca imágenes y vídeos de los sami en internet.