"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

jueves, 5 de junio de 2008

Debate sobre la inmigración: un punto de vista diferente

George J. Borjas, catedr. en Harvard; experto en inmigración: ´A les portes del cel´

"La inmigración da dinero a los ricos y quita a los pobres"

La Vanguardia, LLUÍS AMIGUET, 2008-06-04

Tengo 58 años. Nací en Cuba, pero llegó Fidel y expropió a mi padre, que murió, y fui un pobre inmigrante en EE. UU. Casado, tres hijos, dos estudiarán en Salamanca y los envidio. Soy católico y practico. Prefiero la verdad a la corrección política. Colaboro con www. idees. net.

¿Qué es mejor para un país: traer inmigrantes o crear robots que hagan su trabajo? ¿. ..?

Es la pregunta que hago estos días en mi blog…

¿Y qué le contestan?

Hay ejemplos de las dos soluciones: EE. UU. ha optado por traer mano de obra barata, sobre todo de México…

Y España, de África y Latinoamérica.

Japón, en cambio, ha preferido invertir en tecnología robótica para solucionar la demanda de mano de obra barata, allí incluso tratan de diseñar robots que hagan de acompañamiento para los niños y mayores.

Es una de las grandes y muy necesarias tareas que hacen los inmigrantes aquí.

No lo dudo.

¿Y usted qué cree? ¿Nos convienen más los inmigrantes o los robots?

Si pensamos en términos estrictamente economicistas, es mucho mejor para un país invertir en robótica que en inmigración, porque con los robots desarrolla su tecnología.

¿La inmigración mejora la economía?

La inmigración no mejora un sistema productivo, al contrario, desincentiva la inversión en investigación y desarrollo, porque la mano de obra barata ya proporciona interesantes plusvalías sin necesidad de arriesgar ni invertir en tecnología. La inmigración disuade de la innovación productiva.

Aquí nos repiten que los inmigrantes hacen sólo los trabajos que no queremos. Falso. Mire: llevo toda la vida estudiando la inmigración. Frente a ella, siempre hay dos grandes posiciones: la bienpensante está convencida de que sólo reporta beneficios…

Tal vez con algún pequeño desajuste.

... Pero que se corregirá con el tiempo. Dentro de unos años, los inmigrantes se habrán integrado – piensan- así que sólo es cuestión de ir poniendo parches y esperar a que los recién llegados sean nuevos ciudadanos.

¿Y en el otro extremo, los racistas?

No todos. También quienes saben que la inmigración degrada el estado de bienestar y penaliza a los más pobres del país de acogida, que deben compartir con los inmigrantes las subvenciones, los subsidios, la sanidad y las escuelas públicas y, encima, tienen que competir por los mismos empleos.

¿Y usted qué cree?

Que la verdad está en algún sitio entre esas dos posturas. La inmigración ni es tan buena, ni es tan mala,.. Depende: es muy buena para los ricos y mala para los pobres.

¿Cuál es el mecanismo?

La inmigración transfiere riqueza de las clases más pobres a las clases medias y altas.

¿Crea perdedores y ganadores?

Sí. Al permitir la entrada de inmigrantes, el estado subvenciona a las clases altas y medias. Paga con los impuestos de todos los servicios y las pensiones para acoger más trabajadores extranjeros y así los empresarios se benefician de pagar salarios más bajos y las clases medias logran empleados del hogar más baratos.

Pero ¿quién quiere cuidar viejos?

Antes había empleados nacidos en el país que realizaban estos trabajos…

Ahora no los quieren hacer.

No los quieren hacer por el salario que cobran los inmigrantes por hacerlos.

Es curioso que aquí los defensores de la inmigración son izquierda y sindicatos. Justo al revés que en EE. UU. Allí los sindicatos siempre han protestado por la inmigración, porque hace caer los salarios y degrada el Estado de bienestar. Pero hoy los sindicatos están desmantelados.

No han tenido mucho éxito.

Ninguno. En EE. UU. cuando habla el dinero, los demás pierden. Los empresarios siempre piden más inmigración para pagar salarios más bajos, y después logran que todos paguemos con nuestros impuestos el mayor gasto de servicios públicos que requiere esa inmigración de la que sólo se benefician ellos. Los pobres cargan con los costes de adaptación del inmigrante en sus barrios y en los servicios públicos

Ser antiinmigración queda facha.

Los intelectuales y la prensa no tienen que competir con inmigrantes que cobran menos por el mismo trabajo. Y además, se sienten generosos y solidarios cuando la apoyan. De paso, consiguen un servicio doméstico más barato.

¿Hacia dónde vamos?

En EE. UU. el Gobierno iba a promulgar una nueva amnistía para los inmigrantes ilegales, pero al final, pese a la presión de los empresarios, la elite dirigente y la prensa no la ha promulgado. Ya veremos.

¿Va a verse un cambio restrictivo?

No creo. El mecanismo de la inmigración sigue y seguirá transfiriendo riqueza de las clases bajas a medias y altas, que son las que deciden. Por eso nada cambiará. Fíjese en los candidatos a la presidencia…

¿No hay ninguno antiinmigración?

Los tres: McCain, Obama y Clinton están a favor de la amnistía para los ilegales. Sólo hay un factor que frenaría la inmigración…

¿Cuál?

Aquí en Europa, tal vez sea la identidad cultural nacional y el miedo a perderla la poderosa razón que mueva votos y políticos…

... Mucho más poderosa es la cartera.

América, en cambio, está orgullosa de sus raíces y su cultura inmigrante. Sólo la amenaza terrorista puede frenar la inmigración. Me temo que sufriremos nuevos atentados y la seguridad nacional podría ser esa razón que la limite.