"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

lunes, 2 de junio de 2008

Geografía humanista


Geografía humanística

Fuente:


http://es.geocities.com/geoleouy/geoalthum.htm




Corrientes Geográficas






Geografía Humanística

Yi Fu Tuan*

Yi-Fu Tuan (Tianjin, 1930-)

La Geografía Humanística reflexiona sobre los fenómenos geográficos con el propósito de alcanzar una mayor comprensión del hombre y de su condición. La Geografía Humanística no es, de este modo, una ciencia de la tierra en su objetivo final. Ella entronca con las Humanidades y las ciencias Sociales en el sentido de que todas comparten la esperanza de proveer una visión precisa del mundo humano. ¿Cuál es la naturaleza del mundo humano?. Las Humanidades ganan mayor esclarecimiento de esta naturaleza al focalizarse sobre lo que el hombre hace supremamente bien en las artes y en el pensamiento lógico. Las Ciencias Sociales adquieren conocimiento del mundo humano por el examen de las instituciones sociales, las cuales pueden ser vistas tanto como ejemplos de la creatividad humana y como fuerzas limitantes de la actividad libre de los individuos. La Geografía Humanística intenta un entendimiento del mundo humano a través del estudio; de las relaciones de las personas con la naturaleza, de su comportamiento geográfico a partir de sus sentimientos e ideas respecto del espacio y del lugar. Las relaciones con la naturaleza y el comportamiento geográfico son, con todo, también del interés de otros geógrafos. Por ejemplo, un geógrafo físico examina las relaciones del hombre con el medio ambiente y un analista regional estudia las "leyes de la interacción espacial". ¿Con qué puede el geógrafo humanístico contribuir". La cuestión presupone aclarar el significado del humanismo y de la perspectiva humanística.

1. HUMANISMO

El humanismo parece tener diferentes significados. Erasmo (1466-1536) fue un humanista, pero también el zoólogo Sir Julian Huxley (1887-1975) lo fue. ¿Qué tienen en común un pensador del Renacimiento y un cinetífico moderno?. Ambos intentan mejorar el concepto de individuo humano. (...)

El uso histórico entonces, nos permite definir al humanismo como una visión amplia de lo que la persona humana es y de lo que ella puede hacer. Una visión restrictiva también existe. En las universidades es la ciencia dogmática en vez de la religión que ahora tiende a circunscribir el lenguaje apropiado de las disertaciones concernientes al hombre. Los humanistas se sorprenden con esta inversión de los hechos, donde lo antes liberador ahora se transforma en censurador. El humanismo lucha por una visión más abarcativa. Los pensadores del Renacimiento como Erasmo y Sir Thomas More, no negaban la doctrina religiosa, la hallaban insuficiente. El humanista hoy no niega las perspectivas científicas sobre el hombre, trabaja sobre ellas.

2. PERSPECTIVA HUMANÍSTICA

¿Cuál es la perspectiva humanística?. ¿De qué forma la concepción humanística del hombre es más comprehensiva que la ciencia?. Una respuesta es sugerida verificando las disciplinas académicas que ahora están en el centro de las Humanidades. Tales disciplinas son la Historia, Literatura, Artes y Filosofía. Todas focalizansobre pensamientos y actos que son únicamente humanos. (...)

Hacer Filosofía sea tal vez la actividad humana por excelencia, porque su característica básica es la reflexión... Las personas no solamente bailan, hablan y piensan como otros animales también podrían hacer, ellas son capaces de reflexionar sobre sus actos y evaluarlos críticamente. Para la perspectiva científica, muchos temas de la Sociología y de la Geografía Humana -desde el casamiento a la territorialidad o a la arquitectura- son generalmente reductibles a aquellos de la etología animal. La perspectiva humanística se focaliza sobre las actividades y sus productos que son distintivos de las especies humanas.

3. TEMAS DE GEOGRAFÍA HUMANÍSTICA

Los abordajes científicos del estudio del hombre tienden a minimizar el papel de la conciencia y del conocimiento humano. La Geografía Humanística, en contraste, intenta específicamente entender como las actividades y los fenómenos geográficos revelan la cualidad de la conciencia humana. Utilizaré el modelo etológico en la Ciencia para situar el punto de partida para el examen de la perspectiva humanística. Otros modelos científicos reducidos del hombre -homo economicus-, por ejemplo, pueden también servir como punto de partida, más no serán usadosp ara evitar la superposición y confusión. La superposición existe ya que todos los modelos científicos del hombre simplifican la capacidad humana de saber, crear y sentir. ¿Puede la Geografía Humanística ofrecer un nuevo modo de abarcar los fenómenos geográficos?. Para dar una respuesta, debo expplorar cinco temas de interés general para los geógrafos: conocimiento geográfico; territorio y lugar; aglomeración humana y privacidad; modo de vida y economía; y religión.

3.1 Conocimiento Geográfico

Si la singularidad del hombre está en su capacidad especial de pensar y reflexionar, entonces la tarea primaria de la Geografía Humanística es el estudio de las ideas geográficas articuladas. En los campos de la humanística, el tiempo es verdaderamente pródigo en grandes pensadores y escritores, desde Platón a William James. Por analogía, la Geografía Humanística puede ser precisada al estudio de los trabajos de los geógrafos destacados. (...) La Geografía Humanística en este sentido limitado, es un subcampo aceptado en la disciplina. Ella es también un tanto débil. El pensamiento de Estrabón falla por la falta de profundidad y de sutileza respecto del de Platón y no requiere explicación sistemática...

La Geografía Humanística tiene, como una de sus tareas, el estudio del conocimiento geográfico, pero ¿qué es el conocimiento geográfico?. Concebido de forma amplia, el conocimiento de la Geografía es necesario a la supervivencia biológica. Todos los animales deben tenerlo. Hablamos de lobos que tienen un "mapa mental" y de aves migratorias como supremas "navegantes". El conocimeinto de la Geografía, es en este sentido un instinto animal, desarrollado en varios grados de profundidad por las distintas especies. En contraste, el conocimiento geográfico cultivado en los ámbitos de los departamentos académicos es altamente consiso y especializado. Entre estos extremos existe una amplia gama de ideas al respecto de espacio, localización, lugar y recurso. Todos los grupos humanos poseen tales ideas, ahora, su grado de articulación varía considerablemente de grupo a grupo. Algunas personas tienen falta de sentido formalizado de espacio y lugar, ellas pueden hallar su camino en su mundo, pero esta habilidad no es transformada en conocimiento que pueda ser pasado claramente en forma verbal o en mapas y diagramas. Otras personas pueden ser excelentes navegantes, que atraviesan con confianza el océano y cuyos conocimeintos son formalmente organizados de manera que pueden ser enseñados, aunque deficientemente desarrollados en conceptos de jerarquías y sistemas espaciales. Un tercer grupo puede tener elaborado un cosmos en el cual las jerarquías espaciales sean un componente mayor, aunque sus miembros sean indiferentes geógrafos aplicados.

Sabemos poco sobre por qué las culturas varían mucho en desarrollar habilidades espaciales y en proveer conocimiento geográfico. ¿Por qué existen algunos pueblos primitivos que son hábiles cartógrafos, mientras que otros, materialmente más avanzados, no conocen el concepto de maper?. ¿cuál es la relación entre habilidad espacial y conocimiento espacial?. Tales cuestiones, de importancia central para los humanistas, raramente fueron tratadas en la profesión geográfica. (...).

3.2 Territorio y lugar

Los etologistas han mostrado como los animales viven en sus nichos ecológicos. Algunas especies defienden su espacio vital contra los intrusos. Ellas se comportan como piensan al respecto de ciertas áreas delimitadas como su propiedad; parecen tener un sentido de territorio. Los científicos y escritores populares han extrapolado sus datos del mundo animal al mundo humano. Las actitudes humanas referidas a territorio y lugar tienen una clara semejanza con las de otros animales. El humanista, con todo, debe ir más allá de la analogía y preguntar como la territorialidad humana y la vinculación al lugar difieren de las criaturas menos cargadas con la emoción y el pensamiento simbólico. Existe, por ejemplo el problema de la conceptualización. Todos los animales, incluyendo al hombre, ocupan y usan espacio, pero el área como unidad limitada de espacio es también un concepto. Un área de cierto tamaño, característica del territorio de un animal, puede raramente ser percibida como un todo... Su territorio real (de los mamíferos) no es un espacio limitado, sino una red de caminos y lugares. Las personas son capaces de mantener el territorio como un concepto, contemplar mentalmente su forma, incluyendo aquellas partes que no pueden percibir correctamente. La necesidad de hacer esto, con todo, puede no aparecer. Por ejemplo los cazadores y recolectores nómades tienen pocas ocasiones en que necesitan divisar la frontera de su territorio. El teritorio, para ellos es un área no circunscripta, es esencialmente una red de caminos y lugares yuxtapuestos con los caminos de otros cazadores. en comparación, las comunidades de las haciendas ganaderas tienden a tener un fuerte sentido de propiedad y de espacio delimitado.

¿Cuál es el papel de la emoción y del pensamiento en la vinculación al lugar?. Considérese un animal moviéndose a lo largo de un camino, parando de tiempo en tiempo. El animal para por una razón, usualmente para satisfacer una necesidad biológica importante -la necesidad de descansar, beber, comer o buscar pareja-. La localización de la parada se torna en un lugar para el animal, un centro significativo que él puede defender contra intrusos. Este modelo de comportamiento animal y sentimiento de lugar es aplicable a los seres humanos. Nosotros paramos para atender las exigencias biológicas, cada pausa establece una localización significativa, transformándola en lugar.

El humanista reconoce la analogía, pero nuevamente está dispuesto a preguntar cómo la calidad de la emoción y del pensamiento humano dan al lugar una amplia gama de significación humana inconcebible en el mundo animal. Un caso que esclarece la peculariedad humana es la importancia que las personas dan a los eventos biológicos del nacimiento y de la muerte. Los animales no tienen ninguna preocupación sobre esto. Las localizaciones pragmáticas de los animales tienen valor porque satisfacen sus necesidades vitales corrientes. Un cimpancé no tiene preocupaciones sentimentales sobre su pasado, sobre su tierra natal, pero sí anticipa su futuro y teme su propia muerte. Santuarios dedicados al nacimiento y a la muerte son únicamente lugares humanos.

Los lugares humanos varían grandemente en tamaño. Un sillón en una sala es un lugar, también lo es un estado-nación. Pequeños lugares pueden ser conocidos a través de la experiencia directa, incluyendo el sentido íntimo de mirar y tocar. Una gran región, tal como la del estado-nación, está más allá de la experiencia directa de la mayoría de las personas, siendo transformado en lugar -una localización de lealtad apasionada- a través del medio simbólico del arte, de la educación y de la política... (El geógrafo humanista) apela a intereses distintamente humanísticos, como la naturaleza de la experiencia, la calidad del vínculo emocional a los objetos físicos, las funciones de los conceptos y símbolos en la creación de identidad del lugar.

3.3. Aglomeración humana y privacidad

El impacto de la alta densidad de población en la calidad de vida urbana ha llamado la atención de los científicos y planificadores sociales. ¿Puede la aglomeración producir tensiones, llevando a enfermedades y comportamientos antisociales?. Observaciones de animales en situaciones de aglomeración mostraron que ellos también sufren y tienden a realizar actos anormales y autodestrutivos. Los seres humanos, sin duda, también experimentan tensiones física y psicológicas cuando están sujetos a la aglomeración. Excepto en condiciones extremas, raramente se puede demostrar que las patologías sociales y/o individuales son causadas por la alta densidad de población más que por el mal funcionamiento de las fuerzas económicas y sociales. La cultura es mediadora entre la densidad y el comportamiento. Las personas de la aglomeración de Hong Kong no son más propensas al crimen que quienes viven en las relativamente espaciosas ciudades americanas... El modo en que la cultura es mediadora entre la densidad de población y el comportamiento es un desafío tanto para el científico social como para el humanista. (...) Sentir que el lugar queda aglomerado es una especie de mal, levantando de la subconciencia la concientización de que ahora hay dos perspectivas, las cuales son diferentes y por tanto conflictuantes, vigilando al mismo campo objetivo. La privacidad, es la necesidad de estar consigo mismo en sus actos y pensamientos, no perturbados por aquellos de un extraño. En la soledad una persona crea su propio mundo, a salvo de la mirada de otros parece sustentar la existenia de todo lo que ve. Todas las personas necesitan de privacidad: el grado o la naturaleza pueden variar. Las condiciones de aglomeración transforman en difícil el escapar de la atención de los otros y por tanto, de un sentido desarrollo de sí mismo.

Aglomeración y privacidad tienen un término físico: son afectadas por el espacio físico y por el número de personas. Ellas tienen un término biológico: más allá de cierta densidad, sobre condiciones específicas, aparecen los indicadores biológicos de tensión. Ellas tienen un pronunciado término humano, que requiere el entendimiento de la cultura, pero no es determinado por esta; sin tomar en cuenta la cultura, el hombre puede ocasionalmente sentirse solo amargamente en medio de su propia especie... ¿Qué significa aglomeración?. Donde las personas raramente tienen un cuarto para vivir, pueden todavía abrir sus espacios intelectuales y afectivos para con otros, de tal modod que el epíteto "aglomerado" es inapropiado. Por otro lado la hostilidad crea un sentico de sofocación, un estrechamiento del mundo que el espacio físico no puede hacer mucho para aliviar.

3.4. Modo de vida y economía

Las actividades de un animal pueden ser vistas como tendientes a la preservación de la especie. Sus relaciones con otros organismos y sus comportamientos en el medio ambiente son funcionales, como son funcionales las partes anatómicas y los procesos fisiológicos dentro de un organismo individual. Las vidas de las criaturas son casi exclusivamente económicas. Ni la danza de ciertos pájaros ni el sobrevuelo de las termitas son demostraciones inútiles, son actos institntivos al servicio de la vida biológica. Este modelo animal muy aceptado fue extendido al mundo humano. Llevando la analogía al extremo, todas las actividades humanas parecen ser económicas y funcionales, en el sentido de que soportan el sistema social, sin el cual las personas no podrían vivir. Sea la veneración de la vaca sagrada o el ritual de los sacrificios humanos, tales actos pueden estar mostrando tener importantes consecuencias económicas y por ello, no estar fuera de la racionalidad económica. La perspectiva humanística sobre la vida económica pude ser presentada como respuesta a dos cuestiones:

1) ¿Qué significan los términos "actividades de sustentación de vida" y "modo de vida"?. En el mundo animal, se presupone que todas las actividades están engranadas para el sustento de la vida. En el mundo humano, las necesidades de supervivencia biológica consumen solamente una parte de la energía humana, aún en los más adversos medios ambientes naturales. El modo de vida en el contexto humano no significa solamente actividades que mantienen una vida biológica de la comunidad. El término modo de vida es usado principalemente para los seres humanos y por una buena razón: aún en los pueblos primitivos, el ganarse la vida es adornado por objetivos y valores no zoológicos. En las sociedades avanzadas, la naturaleza no zoológica de muchas actividades económicas es evidente. La producción de armamamento por ejemplo, es un emprendimiento económico que proporciona el medio de vida para muchos operarios, pero está en duda su contribución a la supervivencia de la especie...

2) ¿Hasta qué punto las personas distinguen las actividades económicas de las no económicas?. La capacidad para hacer tal distinción implica una actitud secular y pragmática para con la vida. El hombre moderno es pragmático, pero no está solo en su concentración sobre las recompensas tangibles. Las culturas tribales recorren una gama de escepticismo, de materialismo y de fervor espiritual. La nitidez con la que un comportamiento de vida es identificado como económico, dedicado a la producción y al intercambio de bienes materiales, varía ampliamente de sociedad en sociedad y dentro de cada una de ellas.

Las fuerzas económicas operan si las personas las reconocen como tales o no. En tanto, la concientización tiene un impacto sobre los tipos de decisiones tomadas y por ello sobre el funcionamiento del sistema económico.(...) ¿Cómo este conocimiento parcial y diferencial afecta a la geografía de mercado?. Las personas actúan en base a la información que poseen. Esta información puede ser una sabiduría heredada o, en el otro extremo de la elección deliberada, ella es un producto de análisis económico calculado. Todas las personas hacen planes. Los planificadores profesionales difieren de las personas comunes en que tienen -o reivindican tener- el cuerpo más articulado de conocimeintos a su disposición. ¿Hasta qué punto los planificadores, losp rofesionales o no, hacen uso de la teoría de los hechos económicos para alcanzar las decisiones?. ¿Qué tan buenos son los resultados?. Tales indagaciones pueden ser formuladas sobre la planificación en todas las escalas, desde el hogar y el centro de compras hasta la nación. En general, el problema de cómo el conocimiento, real o ilusório, afecta el comportamiento, es central para el emprendimiento humanístico.

3.5. Religión

La religión está presente en varios grados en todas las culturas. Parecer ser una traza humana universal. En la religión, los seres humanos son claramente diferenciados de los otros animales. ¿De qué forma puede una perspectiva humanística contribuir a la geografía de la religión?. El campo no está ordenado por falta de una definición coherente del fenómeno que intenta comprender. La investigación sobre tipos de cementerios y casas es geografía cultural, la investigación sobre templos e iglesias parece pertenecer a la geografía de la religión. ¿Por qué no es el feng-shui una técnica para la localización de sepulturas y de casas, tratada como una rama de la geografía aplicada o como un levantamiento?. ¿Es considerada religiosa porque algunas prácticas en la geomancia parecen sobrenaturales o mágicas para el erudito occidental?. Un campo tan carente de focalización y tan arbitrario en su selección de temas no puede esperar alcanzar la madurez intelectual.

Un geógrafo humanista preocupado con la religión comienza preguntando: ¿cuál es el significado de la religión?. ¿Considerando que la religión es un tipo especial de concientización, de que forma difiere de los otros tipos?. La palabra religión es derivación del latín "religare", que significa ligar nuevamente, esto es, unirse fuertemente a un conjunto de creencias, a una fe o a una ética. Hablando de forma más amplia, la persona religiosa es aquella que busca coherencia y significado en su mundo, y una cultura religiosa es aquella que tiene una visión del mundo claramente estructurada. El impulso religioso es para reunir las cosas. ¿Para qué?. "Qué" es la preocupación final sobre lo que hablan los teólogos y difiere de persona a persona. La preocupación final es la expresión cargada de emoción para la orientación de un sistema de creencias o del principio central, que une los componenetes de una visión del mundo. El principio central puede ser Dios, la creencia de que "dios no juega dados", una ética ecológica o social, o un concepto de justicia o de desarrollo histórico. En este punto de vista, el Budismo es tan religión como el cristianismo y el comunismo ateo no es menos religión que el confucionismo agnóstico. A nivel individual, Albert Einstein era tan religioso como Santo Tomás de Aquino; sus orientaciones diferían, pero no sus pasiones por un cosmos significativo.

Todos los seres humanos son religiosos si la religión es ampliamente definida como un impulso por coherencia y significado. La fuerza del impulso varía enormemente de cultura en cultura y de persona en persona. Una cultura o persona no religiosa es descripta como secular. ¿Qué significa secular?. Significa el impulso religioso reducido al mínimo. Una persona secular es una persona pragmática, que no actúa a partir de un conjunto de principios firmes; sus actos son ad hoc, basados en las necesidades y en las condiciones del momento. No siente ningún impulso por integrar su experiencia y su conocimiento con un sistema más amplio. Tiene muchos proyectos a corto plazo, más ningún interés final. La sociedad tecnológica moderna es secular porque sus orientaciones son fuertemente pragmáticas; sus miembros no suscriben cualquier visión del mundo autoritaria. Con todo, es un error igualar la sociedad industrial moderna con la perspectiva secular. Algunos pueblos analfabetos son fuertemente pragmáticos. Pueden practicar la magia, por ello lo mágico es principalmente una técnica para alcanzar fines limitados y no está integrada con ningún sistema de pensamiento religioso. Un abordaje humanístico de la religión requeriría que tuviésemos conciencia de las diferencias en el deseo humano por coherencia, y que notásemos cómo esas diferencias están manifiestas en la organización del espacio y del tiempo y en las atitudes con la naturaleza.

4. HISTÓRICO Y REGIONAL

Las tareas en la Geografía Humanística así esbozadas son todas pasibles de un tratamiento sistémico; en verdad, invitan a un abordaje sistémico, conceptual y comparativo. ¿Cuál es el lugar de la Geografía Humanística y Regional en el emprendimiento humanístico?.

Si la Historia es un pilar de las humanidades, entonces la Geografía Histórica deberá ser un pilar de la Geografía Humanística. El paralelo es con todo engañador, pues "histórica" no es simplemente una forma adjetiva de "historia". Las dos palabras difieren en el significado. La Historia está preocupada con los eventos; sin eventos no hay Historia. Lo histórico por otro lado, se refiere a un tiempo pasado; es un concepto estático. La Geografía Histórica puede ser geografía del poblamiento y del uso de la tierra de un área en el pasado, o ella puede rever una suceción de tales pasados. Los propios eventos son importantes, visto que afectan claramente la superficie de la tierra. Considerando este criterio, una Geografía Histórica de California debe incluir la Fiebre del Oro. Una Geografía Histórica de Europa no necesita mencionar la Revolución Francesa, aunque sea un evento mayor por cualquier padrón histórico, además de su impacto inmediato sobre los padrones de campo. Usar el cambio físico en el paisaje como medida de la importancia del evento humano es tomar a la Geografía Física como modelo. La Geografía Histórica puede estar muy distante de los intereses humanísticos. Para el geógrafo parece que la Historia y la Geografía se asociacen solamente en el estudio de las migraciones a gran escala. Los movimeintos masivos de personas, tales como el poblamiento del Nuevo Mundo, son acontecimientos mayores y los geógrafos los estudian, pero desde que la Tierra haya sido ocupada pierden interés en las iniciativas humanas diferentes de aquellas que visiblemente alteran el paisaje. La Guerra Civil es un divisor en la historia de los Estados Unidos, aún los geógrafos históricos prestan poc atención en ella.

El elemento humanístico en la Geografía Histórica es frecuentemente mínimo. La Geografía Humanística, no obstante, claramente requiere el conocimiento de la Historia y de la Geografía Histórica. Los pueblos tienen historia; las restantes criaturas no. La Historia no es solamente el pasaje de los acontecimiento, sino su reconstrucción conciente en la memoria del grupo para finalidades corrientes. Así definida, la Historia ejerce un papel esencial en el sentido humano de territorialidad y lugar. Consideremos Québec y el Oeste americano. El pasado hizo de Québec lo que ella es hoy día; otorgó a la provincia su paisaje y cultura distinta. El humanista debe conocer el pasado factual de la provincia, pero el pasado no determina la actual identidad de Québec. Su actual identidad está siendo creada por los quebecquá a través del uso selectivo de su pasado. El pasado, en este sentido de historia reconstruida, es un arsenal para la formación de una conciencia y de una ideología nacionales. La historia reconstruida no necesita ser real; precisa solamente asemejarse a la realidad. El Oeste americano nos recuerda de qué poco la imagen popular de un lugar deprende de un escrupuloso conocimiento histórico.

La Geografía Regional, que tiene éxito en capturar la esencia del lugar, es un trabajo de arte. El retrato de una región tiene la misma especie de dificultad que el retrato de una persona multiplicada varias veces. Una persona es su biología, su medio ambiente, su pasado, sus influencias accidentales, la forma como ve el mundo y la forma por la cual deliberadamente prepara la imagen pública. La identidad de un lugar es su característica física, su historia y como las personas hacen uso de su pasado para promover la conciencia nacional. El arte atiende los detalles; es áltamente específico y aún da la imagen de universalidad. Una aldea puede parecer un microcosmos. La vida en una ciudad de la Pennsylvania es todos los eventos detallados de un lugar específico y contada con genialidad ella parece arrojar luz sobre la naturaleza humana y sobre la condición humana.
La descripción vivida de una región es tal vez la más elevada conquista de la Geografía Humanística, po ello el suceso artístico no es un programa que pueda ser seguido. La Geografía Humanística sería un plano de perfección si se restringe a la creación de trabajos de arte. Los temas aquí sugeridos para la Geografía Humanística no exigen la visión unificada o un talento para síntesis de más elevado orden. Su mérito es que pueden ser sistemáticamente explorados.

5. RIESGOS Y OPORTUNIDADES

La Geografía Humanística, con su focalización sobre la concientización y el saber, corre ciertos riesgos. Estos incluyen ver propósitos y deliberación donde nada existe, presumiendop concordancia entre el intelecto y el comportamiento, prestando atención excesiva a los inicios cuando objetivos conscientemente mantenidos guían la acción.

5.1. Propósitos del proyecto

Consideremos la construcción de un edificio. Un geógrafo humanísta ve a los operarios ocupados en sus tareas separadas en los andamios de un edificio que se levanta. Cada semana un nuevo piso es sumado al edificio y, eventualmente, es completado. El humanista es tentado a considerar la estructura final como un proyecto en la cabeza de alguien, que fue totalmente ejecutado. Por ejemplo, los operarios hacen como si supiesen exactamente lo que están haciendo; con todo, es más probable que cada operario sepa solamente su propio papel y los de los colegas más próximos. Ninguno de ellos tiene el plano completo en su mente, ni siquiera el capataz o el arquitecto jefe. El conocimiento es, en todas las partes, parcial, a través de ello el edificio es construido. Existe una unidad integrada y funcionando en su totalidad.

consideremos un sistema urbano simple, formado por una ciudad central cercada por un anillo de poblaciones menores. Un humanista mirando el sistema puede verlo como un proyecto que se situaba originalmente en la cabeza del planificador principal, y que entonces fue fielmente ejecutado. De hecho, recién ahora es posible planificar un sistema tal, la mayor parte de las redes urbanas surgió como resultado de decisiones individuales no integradas. Su proyecto global es producido por la operación de fuerzas económicas ampliamente impersonales. Un científico tiende a ver los padrones humanos emergiendo sin el beneficio de la voluntad humana; al contrario, el humaniosta está inclinado a percibir la intención donde solamente operan las fuerzas objetivas. (...) La oportunidad, para el humanista, reposa en el reconocimiento del riesgo y con este riesgo en mente preguntar la extensión en la cual la conciencia y el proyecto entran en la creación de los medios ambientes humanos en escalas diferentes.

5.2. Intelecto y comportamiento

Tanto el científico como el humanista están de acuerdo en presuponer una concordancia entre el intelecto y el comportamiento, entre lo que una persona dice y lo que ella hace, entre las creencias y los trabajos. Presuponiendo esta concordancia, un científico se libera de la necesidad de estudiar las actitudes verbalizadas desde que él puede inferir, si es necesario, la actitud a partir de la acción observable. Un humanista literario, a su vez, tiende a considerar las actitudes verbalizadas, particularmente aquellas canonizadas en la literatura, como evidencia suficiente de aquello que las personas realmente hacen. Cuando el científico social intenta investigar las actitudes con cuestionarios también presupone que las opiniones enunciadas son buenas orientaciones para la acción. La creencia y el comportamiento expresados frecuentemente están en concordancia, algunas veces no. La oportunidad para el humanista, reside en la tentativa de entender en profundidad la naturaleza de las creencias, actitudes y conceptos; la fuerza con la que son mantenidos; sus ambivalencias y contradicciones inherentes; y sus efectos, tanto directos como indiectos, sobre las acciones.



El planeamiento activo es necesario cuando una persona encuentra nuevos desafíos, tales como encarando un nuevo trabajo o consiguiendo un nuevo vecindario. Tiene que decidir donde vivir, donde ir de compras, y de cuánto tiempo puede disponer para gastar en el desplazamiento al trabajo. A gran escala, la migración de un pueblo, de un país a otro, exige pensamiento deliberativo tanto antes del viaje como al final del mismo, cuando los inmigrantes deben adaptarse al nuevo país. El humanista corre el riesgo de dar excesiva atención a las iniciativas cuando la conciencia del objetivo y el planeamiento ejercen un gran papel en el comportamiento. Es posible que él establezca que el hábito gobierna la vida de las personas, y una vez que el modelo satisfactorio de desarrollo sea establecido, este tiende a permanecer. Desde un punto de vista objetivo, el modelo puede parecer com plicado y altamente deliberativo; de hecho, es ejecutado con un mínimo de pausas para tomas de decisión. El hábito es biológicamente adaptativo. Las tareas, una vez aprendidas, pueden ser desempeñadas inconcientemente de forma que el pensamiento es liberado para explorar y para enfrentar nuevos desafíos. Un humanista que reconoce la fuerza del hábito en todas las esferas de la actividad humana está mejor capacitado para avalar la importancia de la iniciativa, de la habilidad para romper l os modos habituales sobre la orientación de un pensamiento conciente.

6. RELACIONES CON LA CIENCIA

La Geografía Humanística construye de modo crítico sobre el conocimiento científico. Las reglas y leyes formuladas en la ciencia son percibidas funcionando como destinos en el drama humano. Las personas obedecen las leyes económicas y físicas, reconociéndolas como tales o no; las personas también son los juguetes de la oportunidad. El geógrafo humanista debe estar agudamente atento a los espejillos sobre la libertad humana. A menos que conozca el comportamiento animal espacial, no puede diferenciar las acciones humanas que son biológicamente condicionadas de aquellas que dependen de la mente deliberadora y liberadora; a menos que sepa como los animales reaccionan a una densa aglomeración, no puede saber como los seres humanos singularmente responden a esa aglomeración; a menos que conozca las fuerzas impersonales de una economía, no puede evaluar hasta qué punto las creencias y las visiones están basadas en la ilusión.

La Geografía Humanística tiene otro nexo más directo con la ciencia. El subcampo, está centralmente preocupado con la cualidad de la concientización humana y con lo aprendido. ¿De qué forma las personas adquieren habilidades y conocimientos espaciales?. ¿De qué forma las personas se vuelven emocionalmente envueltas con un lugar?. Tales indagaciones muestran que el geógrafo humanista comparte la preocupación del psicólogo de desarrollo. Sus indagaciones son semejantes, ahora direccionadas a los fenómenos de diferente complejidad y escala. Hasta sus técnicas de campo tienen en común la observación detallada del comportamiento individual en la vida real. Las obras de Jean Piaget, por ejemplo, contienen muchos relatos detallados de niños jugando en la casa o en el patio, que tienen la solidez y la complejidad del arte de un novelista.

La contribución de la Geografía Humanística con la ciencia está en la revelación de materiales de los cuales el científico, confinado en su propia estructura conceptual, puede no estar conciente. El material incluye la naturaleza y la gama de experiencia y pensamientos humanos, la cualidad y la intensidad de una emoción, la ambivalencia y la ambigüedad de los valores y actitudes, la naturaleza y el poder del símbolo y las características de los eventos, de las intenciones y de las aspiraciones humanas. Un científico social probablemente puede beneficiarse de la lectura de biografías, de historias, poemas y novelas, como documentos humanos, pero frecuentemente son demasiado específicos y de una textura demasiado densa para sugerir posibles líneas de investigación. Uno de los papeles del geógrafo humanista es el de un agente intelectual; toma esa experiencia como capturada en el arte y las descompone en temas más simples que pueden ser sistemáticamente ordenadas. Una vez que la experiencia se ha simplificado y dado una estructura explícita, sus componentes pueden producir una explicación científica.

7. FORMACIÓN

La formación básica de un climatólogo puede ser especificada con claridad y lógica. ¿Cuál es la educación ideal para un geógrafo humanista?. Un conocimiento básico de la Geografía Física, de la etología animal y de los conceptos en las Ciencias sociales, es útil. Los datos provenientes de esos campos son para él, un punto de partida y un recuerdo de las muchas restriccipnes que las fuerzas impersonales colocan sobre el hombre. A partir de la etología, aprende las técnicas de observación. El geógrafo humanista debe obviamente tener habilidades lingüísticas y no solamente en el sentido de escribir bien; debe estar claro de las mudanzas del lenguaje, del significado ambiguo de palabras clave como naturaleza y natural, hacer y conocer, equilibrio y desarrollo, la calidad de vida; debe desarrollar una sensibilidad para con el lenguaje de modo que pueda leer, por así decir, las entrelíneas de un texto y oír lo que fue dicho en una conversación. Debería ser versado en la Historia y en la literatura imaginativa.

Un climatólogo no precisa ser versado en la filosofía científica para ser competente en su trabajo científico. Al contrario, un geógrafo humanista debe tener un interés penetrante en la Filosofía, pues esta levanta cuestiones fundamentales de epistemología para las cuales podemos buscar ejemplificaciones en el mundo real. La Filosofía proporciona también un punto de vista unificado a partir del cual toda una gama de fenómenos humanos puede ser sistemáticamente avalada. El científico no tiene necesidad de adquirir deliberadamente un punto de vista o una estructura filosófica. La metodología científica es una perspectiva y estructura; es universalmente aceptada y tiene ampliamente demostrada su utilidad en el dominio de los objetos materiales y de los relacionamientos abstractos. Al contrario, el humanista debe procurar una Filosofía adecuada a su objetivo. Sin un punto de vista fundamental, su trabajo tiende a transformarse en esotérico, desarticulado. Tener un punto de vista es confesar las limitaciones, más de lo que las tendencias. Estas ocurren cuando ignoramos nuestros presupuestos filosóficos o cuando insistimos que una perspectiva es un sistema totalmente inclusivo.

8. UTILIDAD

La Geografía proporciona un conocimiento útil. Ella "sirve a las necesidades de los Estados", proclamó Estrabón. Los tipos de información que los geógrafos reúnen y mapean pueden, en la verdad, haber servido a las grandes organizaciones en la época de Estrabón, más especialmente a partir de las grandes exploraciones europeas y de la formación de imperios. Cualquier gran organización debe indagar "cuánto" y "dónde". Los gobiernos establecen departamentos con la finalidad expresa de recoger y archivar datos. Los geógrafos cuando mapean el uso de la tierra y la población, contribuyen en esta vasta tarea.

¿Qué es utilidad?. Un criterio es el ser pago: por definición, un trabajo es útil si es remunerado. Otro, es el efecto discernible sobre la vida de las personas y sobre la tierra. Un tercer criterio es el objetivo humano: un trabajo es útil si contribuye al bienestar de la sociedad. ¿Cuál es el uso de la Geografía humanística?. Un geógrafo humanista rara vez es pago, excepto en una facultad de artes liberales, por lo que hace. No tiene papel asegurado en una burocracia tradicional, porque el procesamiento de material estadístico macizo no es una de sus especialidades. ¿Qué efecto tiene un humanista sobre el mundo real?. Naturalmente, los estudiantes son una parte del mundo real y la enseñanza dedicada puede abrir mentes. De hecho, por el criterio de efecto sobre los otros, un humanista en us sala de aula puede ser juzgado de más útil que su colega provisto de mente práctica en un escritorio de planificación. La acumulación de datos no es garantía de uso. Toneladas de mapas de uso de la tierra, de documentos sobre parques y recreación, de planos de ciudades y estados jamás ven la luz del día. Los sueños que comienzan en una mesa de diseño, demasiado frecuentemente hacen un corto viaje al archivo donde permanentemente son guardados.

¿De qué forma un geógrafo humanista contribuye al bienestar humano, como por ejemplo, en pro de un medio ambiente mejor?. su colega científico puede sugerir un sistema de transporte más eficiente o localizaciones para nuevas industrias o para las estaciones de basura. ¿Qué puede hacer el humanista?. Hablando en forma general, la competencia del humanista reside en la interpretación de la experiencia humana en su ambigüedad, ambivalencia y complejidad. Su principal función como geógrafo es aclarar el significado de los conceptos, de los símbolos y de las aspiraciones, en la medida que refieren al espacio y al lugar. (...). La reacción de las personas al escenario físico es mediada por la cultura, que es tanto parte de la vida diaria que raramente puede ser vista por los propios habitantes. Una de las funciones del humanista es volver explícitas las virtudes y los defectos de una cultura. Debe ser capaz de sugerir al planificador que en algunas culturas las personas prefieren vivir más próximas; por otro lado, debe ser capaz de recordad a las personas que la proximidad, es alcanzada a costas de otros valores humanos. El humanista mostrará como el lugar es un concepto y un sentimiento compartido tanto como una localización y un medio ambiente físico.Puede sugerir medios por los cuales un sentido de lugar puede ser enfatizado.

A propósito de esos posibles servicios, el abordaje del humanista jamás será realmente popular. La razón no es simplemente porque él parezca mucho menos eficiente que la manipulación directa del medio ambiente físico. Una razón más básica es que pocas personas cuidan autoanalizarse profundamente. El autoconocimiento, la recompensa primera del emprendimiento humanístico, siempre fue sospechos en la cultura occidental. consideremos el problema de crear un sentido de lugar o de identidad nacional. En tal tarea él ayuda a dramatizar las conquistas de un vecindario o de una nación; ayuda a mejorar la imagen de un lugar por las técnicas de la publicidad. A nivel más profundo, ayuda a despertar en las personas una conciencia de su propio pasado, por medios tales como los concursos históricos y libros descriptivos. ¿Dónde se para en este problema de experiencia?. Como el pasado de un individuo está lleno de esqueletos enterrados, así es en la historia de un pueblo. Un humanista que comienza bien al decir a un vecindario como adornar su imagen, pierde su cliente en la medida que pone al desnudo su pasado complejo y no siempre agradable.

APÉNDICE: WILHELM VON HUMBOLDT

La Geografía Humanística es crítica y reflexiva. El mundo de los hechos geográficos incluye no solamente al clima, las propiedades agrícolas, los poblamientos y los estado-nación, sino también los sentimientos, los conceptos y las teorías geográficas. Un humanista observa ese mundo de hechos y pregunta: ¿qué significa?. ¿Qué nos dice respecto de nosotros mismos?. Como un grupo profesional los geógrafos no son notados por la introspección. como nuestro gran ancestro, Alejandro von Humboldt, nosotros somos extrovertidos. Nuestro trazo cautivante y nuestro defecto, es la tendencia para salir de prisa y hacer las cosas sin ponderar por qué. Un apéndice ajustable a este ensayo es el comentario de Wilhelm von Humboldt sobre su hermano menor Alejandro. Los comentarios son injustos, como un humanista o un científico dedicado puede frecuentemente ser injusto a los entusiasmos ajenos a los propios, hasta el punto en que sacuden nuestra complacencia ellos tienen un mensaje para nosotros.

* En: Annals of the Association of American Geographers, N°66, 1976.