"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

miércoles, 7 de enero de 2009

Joven, soltera y con un hijo


Anar al Web de La Vanguardia

Secció '', 03/12/2008

FALLAN LAS POLITICAS DE INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO.

Joven, soltera y con un hijo

Los abortos crecen un 10%, sobre todo entre las mujeres de 20 a 29 años y las menores de 19

C. LÓPEZ / A. RODRÍGUEZ DE PAZ - Madrid

LAS QUE MÁS... Madrid, Baleares, Murcia y Catalunya, las comunidades con más abortos

. . . LAS QUE MENOS Galicia, Cantabria, Extremadura y Navarra registran menos intervenciones

Las interrupciones voluntarias del embarazo (IVE) siguen aumentando. En el 2007 se registró un 10% más que en el año anterior, sobre todo, entre las mujeres de 20 a 29 años, solteras, con estudios secundarios, trabajadoras y con al menos un hijo. También se incrementó el número de abortos en menores de 19 años, que ya alcanzan los 15.300 frente a los casi 14.000 del 2006. Según los profesionales sanitarios, son precisamente estos dos grupos de edad los que están sufriendo la ausencia de políticas de planificación en la última década. Ante estos datos, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas anuncian ahora campañas de prevención.

Los datos facilitados ayer por el Ministerio de Sanidad revelan que la tasa de IVE alcanzó en el 2007 el 11,49 por mil mujeres de entre 15 y 44 años, lo que supone un incremento de casi un punto en un año. La comunidad con mayor proporción de abortos, con diferencia, es Madrid, con un 16 por 1.000 frente al 14,18 del periodo anterior. La presidenta de esta comunidad, Esperanza Aguirre, indicó hace unos días que está estudiando la posibilidad de crear centros especializados para asistir a las madres que renuncien a la tutela de sus hijos como alternativa al aborto.

Tras Madrid, le siguen Baleares (14,91), Murcia (14,80) y Catalunya (14,31 frente a los 13,57 del 2006). A la cola, se encuentran Galicia (4,51), Cantabria (4,63), Extremadura (5,46) y Navarra (5,65). Pocas son las autonomías en las que ha descendido la tasa de interrupciones de embarazos. Es el caso de Asturias, que ha pasado de 8,33 al 7,72 ymuy levemente Cantabria y Castilla y León.

El dato que no se ha modificado desde que hay registro de las IVE es el relativo al tipo de centro donde se practicó el aborto: casi el 98% de estos se realizaron en clínicas privadas, frente a un reducido 2% que se realizó en la pública. También en el 98% de los abortos, la intervención tuvo lugar antes de la semana 20 de gestación.

Los datos señalan, una vez más, que la franja de edad en la que se practican más abortos está entre los 20 y 29 años. En total, casi 56.000 de los 112.000 registrados. "No en vano - explican desde las organizaciones de mujeres-es el momento de mayor actividad sexual". Dentro de este grupo, algo más de 28.000 interrupciones se realizaron a mujeres que no habían alcanzado los 25 años.

En cuanto al perfil de las mujeres que abortan, la mayoría no convive en pareja, tiene ingresos propios, estudios primarios o secundarios y con al menos un hijo. Llama la atención el escaso número de mujeres universitarias que abortan: no alcanza el 15%.

Más del 63% cuenta con ingresos propios y casi el 52% tiene al menos un hijo. Los expertos en esta materia insisten en que esto pone de manifiesto, una vez más, las dificultades que tienen las trabajadoras para poder compatibilizar la vida laboral y la maternidad.

En este grupo, según los especialistas, se encuentran las inmigrantes. Desde las asociaciones de clínicas de interrupción del embarazo ponen el acento en que el 30% de las mujeres que abortan son inmigrantes en edad reproductiva, cuyas prioridades se basan en la supervivencia económica. Estas mujeres, en muchas ocasiones, "se ven abocadas a descuidar su salud reproductiva, produciéndose con frecuencia embarazos imprevistos", señalan. A juicio de las clínicas, el incremento de los abortos se debe a diversos factores, entre los que destacan el adelanto de las relaciones sexuales a edades más tempranas; la falta de formación en materia sexual y afectiva o la ausencia de educación sexual en los colegios.

Las mujeres que abortan de entre 15 y 25 años son las que más preocupan a los profesionales sanitarios, quienes creen que los incrementos de las IVE se deben a la ausencia prolongada de políticas de prevención. Así opina, entre otros, la Federación de Planificación Familiar, que culpa directamente al Ministerio de Sanidad y a las autoridades autonómicas de que en la última década hayan dejado de impulsar iniciativas para prevenir embarazos no deseados ante la baja natalidad que presentaba el país hace sólo unos años, indicó la ginecóloga Concha Martín.

La portavoz de la federación puso como ejemplo a dos de las comunidades que lideran el ranking de las IVE, Madrid y Murcia, donde no se garantiza el acceso a la píldora del día después "ni existen centros de planificación familiar". Martín contrapuso esta situación a la comunidades como Andalucía (con una tasa del 11,22 por mil mujeres), que cuenta con "un buen programa de salud sexual y reproductiva".

Para esta ginecóloga como para el Ministerio de Sanidad, los datos de aborto en España "no son desmesurados respecto al resto de Europa, donde superamos a países como Holanda o Bélgica, pero estamos por debajo de tasas como la francesa, entre otras".

El secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, reconoció asimismo que este departamento está "preocupado por las oportunidades perdidas para evitar embarazos no deseados". Por ello, prevén poner en marcha campañas específicas para facilitar el acceso de los jóvenes al preservativo y concienciarles de los riesgos de mantener relaciones sin protección. "Esta semana vamos a lanzar una campaña específica para impulsar el uso del preservativo y concienciar del riesgo de mantener relaciones sin protección que también sea útil para los padres", indicó. Desde finales de la legislatura anterior, las campañas de prevención sexual no han sido una prioridad en el ministerio que dirige Bernat Soria.

Los datos sobre las IVE en España provocaron un sinfín de reacciones encontradas. Mientras el PSOE abogaba por más campañas preventivas, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, apuntaba a la necesidad de reformar la ley de Aborto y que esa reforma vaya acompañada de una estrategia de educación sexual y preventiva que evite tener que recurrir "a algo tan traumático".

No opina el Instituto de Política Familiar (IPF) ni otros grupos antiabortistas, que acusaron ayer al Gobierno de "mirar a otro lado". El portavoz de IPF, Eduardo Hertfelder, pidió al Ejecutivo que admita que, ampliando la ley del Aborto, sólo va a conseguir que el número de casos siga creciendo en España. Por ello, recomendó al Gobierno que "admita la realidad" de que la actual normativa es ya "un coladero" para toda aquella mujer que quiera abortar.

LA CONSULTA

¿Por qué aumentan las interrupciones de embarazos?

JOSÉ R. UBIETO - Psicólogo clínico y psicoanalista

Cuando ser madre es una decisión individual se producen vacilaciones

Desde hace ya algunos años constatamos, en los sucesivos informes nacionales, un significativo aumento de las interrupciones voluntarias del embarazo en nuestro país. En términos generales se han doblado en la última década y en algunos colectivos más vulnerables - mujeres jóvenes, solteras, inmigrantes-incluso se han triplicado. Si miramos el detalle de los datos, hay otros también interesantes: los abortos entre mujeres de 30a40años se han doblado también y en todos los grupos de edad aumentan más las interrupciones a partir de las primeras 13 semanas. Todo ello nos sitúa todavía por debajo de las cifras de otros países de la Unión Europea y de Estados Unidos o Canadá.

¿Cómo entender este fenómeno creciente? Sin duda, las causas son diversas y van desde el inicio más precoz de las relaciones sexuales entre jóvenes hasta factores culturales y de dificultad de acceso a los medios anticonceptivos para algunos colectivos (inmigrantes). Un elemento común parece ser el nuevo estatuto del niño, su valor libidinal, como objeto de satisfacción, en términos freudianos.

Hasta hace algunas décadas la maternidad era el destino privilegiado para la sexualidad femenina y eso iba ligado a la relación de pareja. Se concebían los hijos en el contexto de la alianza matrimonial y era como producto de ese compromiso de pareja y de un deseo que surgía el niño.

Hoy en día, sexualidad y reproducción ya no van unidas y la mujer tiene otros destinos posibles para su libido, al margen de la maternidad: acceso al saber, títulos, propiedades, arte.

Todo ello cambia el estatuto y el valor del niño que queda subordinado, en ocasiones, al tiempo de realización de otros deseos (carrera profesional). Por esa razón encontramos también un aumento significativo de los abortos en mujeres mayores de 30 años.

Por otra parte estos datos no hacen sino constatar que la maternidad tiene poco de natural, que autorizarse como madre no es el resultado de un proceso biológico, sino de una dialéctica con el deseo y la falta. Los hijos se tienen en el horizonte de un vínculo, diverso y no necesariamente ligado al matrimonio, pero siempre presente.

Cuando, en nuestra época de individualismo feroz, ser madre se plantea como una decisión individual, como un proyecto de vida sin el otro (sea quien sea), parece que esa decisión produce vacilaciones en el sujeto - significativo que aumentan sobre todo las interrupciones tardías-que muestra esa dificultad de autorizarse en un deseo de concebir solitario.

Ser dueño de su cuerpo, derecho enunciado como reivindicación de época, no exime al sujeto de los impasses y dificultades de habitarlo, algunas de las cuales se presentan cada vez más como manifestaciones inconscientes de la culpa. Abortar puede ser, a veces, una (falsa) "salida" sintomática a un conflicto psíquico, difícil de tratar por el sujeto.