"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

jueves, 31 de enero de 2008

¿Peatonalizar el centro histórico? (debate)

En el dossier de activiades de CIUDADANIA, de Educalia, se plantea un interesante debate sobre la peatonalización de los centros históricos de las ciudades:

"Uno de los problemas de las ciudades en la actualidad es la calidad
ambiental, que suele tener que ver directamente con el tráfico rodado. Las
ciudades históricas, pensadas y construidas antes de la invención del
automóvil, se encuentran ahora con serios problemas relacionados con
el tráfico. Paralelamente al desarrollo económico y social, ha crecido de
forma espectacular nuestra dependencia del automóvil.


El tráfico es una fuente siempre de contaminación química y acústica, y
en el caso del patrimonio histórico, una fuente de contaminación visual.
En el caso de las ciudades históricas este problema es aún mayor. Sus
angostas y laberínticas calles, unidas a la antigüedad de sus viviendas
(anteriores a las regulaciones que suelen obligar a construir los edificios
con aparcamiento subterráneo), añaden el problema del escaso o nulo
espacio de aparcamiento, tanto para los propios residentes como para
los que acceden al centro desde los barrios periféricos o desde otras
ciudades.


Algunos ayuntamientos están contemplando programas de peatonalización
(parcial o total) de su casco histórico, fomentando los aparcamientos
subterráneos para los residentes y los aparcamientos periféricos para los
no residentes, y unas horas de carga y descarga para los establecimientos
públicos. La peatonalización supone recuperar espacios de paseo y
posibilidad de dedicar mayor espacio al arbolado, a zonas de descanso,
etc.


El problema es que muchos de los vecinos no están de acuerdo con estas
peatonalizaciones. Si bien es cierto que muchos vecinos deben dedicar
más o menos tiempo a conseguir un lugar donde aparcar su automóvil a
la vuelta a casa, consideran que esto es más cómodo que tener que ir a
aparcar a un aparcamiento subterráneo y volver andando a casa, algo
especialmente incómodo cuando se viene cargado con bolsas, paquetes
o maletas; además, hay que desembolsar una cantidad importante para
poder comprar esa plaza de aparcamiento. Los estudios realizados al
respecto demuestran que, mientras la gente pueda optar entre ir en su
coche o en transporte público, preferirá ir en su coche. En algunas ciudades
(españolas y extranjeras) se ha constatado que la mayor parte de los
desplazamientos en automóvil privado cubren una distancia de menos de
5 km.


Los comerciantes consideran que, hoy en día, lo habitual es que nos
desplacemos en coche para realizar nuestras compras, por la comodidad
que supone el transporte de los objetos comprados, y que el hecho de
peatonalizar la zona donde habitualmente se concentra el comercio
tradicional facilitará el que se desvíe el comercio hacia las grandes
superficies comerciales que tienen aparcamientos propios y grandes
facilidades de acceso. Este miedo de los comerciantes es lógico, aunque
se haya constatado que, en la mayoría de las experiencias de
peatonalización, mejora la actividad comercial y se incrementan las ventas.
Los comerciantes no son los únicos que están en desacuerdo con los
procesos de peatonalización y con cualquier medida restrictiva del uso
del vehículo privado en las ciudades, pero el componente económico de
su reivindicación les concede mayor influencia. Sin embargo, la crisis que
está sufriendo el pequeño y mediano comercio no parece depender de
este factor, ya que es un problema generalizado en todas las ciudades
y en muy pocas se han llevado a cabo medidas de restricción. La
incorporación de la mujer al mundo del trabajo y la consiguiente
modificación de hábitos sociales, la aparición de grandes áreas comerciales
y el surgimiento de otras modalidades de venta (por televisión, catálogo,
etc.), o la flexibilización de horarios, son algunos de los elementos
inseparables de esta crisis. La realidad es que, con la peatonalización, el
comercio suele revitalizarse y los precios de las viviendas aumentan.
Lo que parece lógico es que el proceso de peatonalización no es sólo
cerrar al tráfico unas cuantas calles, también hay que poder llegar a ellas
y a otros lugares de la ciudad. Hay que tener en cuenta cuáles serían los
tramos más "peatonalizables", por ejemplo los caminos escolares principales,
el camino al mercado, etc. Habría que garantizar el acceso de los residentes
(y usuarios de hoteles), para llegar con las mercancías de cierto peso
hasta la puerta. También habría que comunicar con transporte público,
incluso con servicios especiales, las zonas de restaurantes, bares, cines,
etc. Sin embargo, debería evitarse el turismo motorizado en autocar o
coche que visita rápidamente los monumentos de la ciudad, sin producir
otro consumo comercial o de ocio."


Apuntes para el debate

El problema del tráfico es considerado una constante en los centros urbanos
de todas las ciudades, independientemente de su tamaño; pero en el caso
de las ciudades históricas, por su propia trama urbana, el problema es
más grave y resolver los problemas que plantea no es una tarea fácil.!


A partir del conocimiento que se tiene de la ciudad y teniendo en cuenta
las experiencias propias, se puede analizar su problemática específica:

1. En caso de que existan ya zonas urbanas peatonalizadas, ¿se considera
que esta medida es efectiva o se considera alguna otra posibilidad
como más beneficiosa para el conjunto de la población?

2. En el caso de que la peatonalización no se haya llevado a cabo y
decida peatonalizar, ¿cómo podría hacerse?, ¿de modo integral o
selectivo?, ¿cómo se resolvería el problema de accesibilidad (autobuses
normales, autobuses eléctricos de pequeño tamaño, autobuses especiales
de recorrido turístico o comercial, con tranvías, ascensores, escaleras
mecánicas, etc.)?

3. ¿Y el tema de los aparcamientos?: ¿con aparcamientos periféricos,
subterráneos para todo el mundo, subterráneos sólo para los residentes,
de todo tipo? En el caso de que se considere la necesidad de construir
aparcamientos subterráneos, se deberá tener en cuenta, en primer
lugar, la viabilidad del proyecto, es decir, que existan lugares donde
sea posible realizarlo, y, en segundo lugar, la financiación y la gestión.
Es decir, ¿los construirá el ayuntamiento y después los venderá a los
residentes, o mantendrá un servicio mixto de aparcamiento en propiedad
y por horas, o serán sólo públicos?