"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

jueves, 11 de septiembre de 2008

La población escolar en Catalunya ha crecido en 145.000 en sólo cinco años

La movilidad geográfica y la inmigración obligan a abrir 37 nuevos centros

Josep Playà Maset | LA VANGUARDIA |Barcelona | 05/09/2008 |

En un año el número total de alumnos entre los 0 y los 18 años de edad ha aumentado en Catalunya casi en 35.000. Buena parte de ese crecimiento se debe al fenómeno migratorio, en menor medida al repunte de la natalidad pero también al aumento de las plazas de guardería y a la formación postobligatoria. Ese crecimiento se ha visto acompañado por un aumento de la movilidad geográfica, con un desplazamiento hacia localidades del llamado cuarto cinturón, que ha obligado a retocar el mapa educativo catalán.


Vuelven a crecer los barracones

Para poder atender todas las demandas de escolarización, no sólo se han construido 65 nuevos edificios (56 CEIP y 9 IES), sino que se han habilitado 967 módulos prefabricados, de los cuales 798 son para aulas y el resto se destinan a otros usos, desde almacén a comedor. Los módulos - más conocidos como barracones- eran 802 el curso pasado, pero la comparación es difícil porque entonces no se disponía del dato de los usos a que se destinan.


Los datos provisionales sobre el nuevo curso facilitados ayer por el Departament d´Educació no dejan lugar a dudas sobre la magnitud del fenómeno. En los últimos cinco años, la población escolar ha crecido en 145.000 personas. Este hecho ha obligado a contratar 2.000 nuevos docentes - ha reducido también la internidad- y adaptar y crear nuevos centros en áreas muy concretas. Según explicó ayer el conseller de Educació, Ernest Maragall, este curso nacen administrativamente 37 nuevos centros, pero en total se han construido 65 nuevos edificios (algunos substituyen a barracones o edificios municipales), se han rehabilitado o ampliado otros 43.

La inversión realizada en el 2008 será de 417 millones de euros, una cifra que mantiene el nivel del año anterior y supera de largo los 131 millones del 2001 o los 143 del 2002. "Catalunya va a más de una manera explícita y potente", dijo ayer el conseller, en una lectura positiva del crecimiento. Pero desde las aulas, se ve con preocupación la presión que recibe la escuela, que no sólo se debe adaptar a los continuos cambios de legislación, sino que ha de hacer frente a la incorporación de nuevo profesorado y a la mayor diversidad del alumnado.

La incorporación de hijos de inmigrantes al sistema educativo catalán vuelve a crecer como consecuencia de la reagrupación familiar. Este año se alcanza la cifra de 148.525 alumnos de origen extranjero, lo que representa ya el 13,5% del total (porcentaje similar al del total de extranjeros sobre la población. Hace tan sólo nueve años había en Catalunya 19.759 alumnos extranjeros, el 2,1% del total. Más del 40% es de origen latinoamericano. Lo que no ha cambiado es su presencia masiva en el sector público. Los centros privados concertados acogen apenas a 22.000 alumnos foráneos, mientras que 126.077 acuden a los centros públicos.

Una de las consecuencias de este nuevo crecimiento de la población escolar es la consolidación del sector público. La escuela privada tiene más dificultades para adaptarse a estos movimientos de población. Los centros públicos han pasado de los 2.357 del curso 2001-2002 a los 3.011 del presente año, con una fuerte expansión en dos ámbitos, el de los centros exclusivos de educación infantil y las guarderías, donde existía un importante déficit. Los centros privados se mantienen estables, dentro de una tendencia a una ligera reducción. De los 1.423 de hace siete años se ha pasado a los 1.362.

En la práctica, esos cambios significan que el 63% de los alumnos acuden en estos momentos a centros públicos, mientras que el 37% lo hacen a centros privados. La ratio del 50-50 es ya historia y en la educación básica (primaria y ESO) el sector público acoge a dos de cada tres alumnos. También se ha equilibrado el modelo de las guarderías. En diez años, el peso del sector privado se ha reducido drásticamente y las guarderías han pasado de acoger el 64% del alumnado de 0 a 3 años al 48%.