"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

jueves, 12 de febrero de 2009

El PP vuelve a oponerse a los oratorios islámicos en Badalona


El Mundo, JORDI RIBALAYGUE, 2009-02-11

Los ‘populares’ se desvinculan de una campaña de recogida de firmas que inició hace una semana un grupo de vecinos Badalona

Igual que en 2007. El PP de Badalona abandera de nuevo su particular cruzada contra la apertura de un local de rezo musulmán en la ciudad, como ya hizo meses antes de las últimas elecciones municipales.Entonces, los populares alentaron una recogida de firmas contra la supuesta construcción de una mezquita en terrenos públicos, un opción que nunca llegó a concretarse. El líder de la formación en Badalona, Xavier García Albiol, anunció ayer el inicio de una campaña contra la creación de un oratorio en el barrio de Artigues, aunque sin anticipar más acciones que el reparto de folletos entre los vecinos.

Con la dureza habitual con la que se refiere a la inmigración y al Islam, Albiol advirtió ayer que el oratorio musulmán que se prevé abrir contribuirá «a la desvertebración de una zona que ya se encuentra muy degradada». Asimismo, añadió: «Estoy convencido de que la apertura de esta mezquita implicaría hacer de Artigues y Sant Roc un gueto sin solución».

Como informó EL MUNDO el pasado mes de noviembre, la entidad islámica Camí de la Pau – asentada desde hace años en el Raval de Barcelona – se encarga de la apertura del oratorio, que se está habilitando en unos bajos de la calle Santiago de Badalona.El secretario general de la organización musulmana, Mohammed Iqbal, rechazó los argumentos del PP: «No hacen un gran favor a la integración. ¿Qué desean, que seamos clandestinos? Queremos cumplir con la ley».

Se calcula que el recinto – que obtuvo semanas atrás el permiso municipal para efectuar obras menores – dará servicio a más de medio centenar de musulmanes del distrito sexto del municipio, en el que una tercera parte de la población es de origen extranjero.Sólo en el barrio de Artigues, que acogerá el oratorio, se cifran los fieles de Alá en unas 1.800 personas. Hasta la fecha, se mantiene un único centro de culto en un viejo comercio del barrio de Llefià de Badalona, donde residen más de 10.000 musulmanes.

Fuentes municipales señalaron a este diario que la tramitación de los permisos para conceder la licencia avanzan a buen ritmo y que se halla «sobre la mesa» el expediente de usos religiosos del local, que podría aprobarse en menos de dos meses. Además de los rezos, los gestores del centro pretenden que se convierta en un lugar de reunión y de actividades abierto al barrio. El Ayuntamiento estudia la opción de que los viernes la numerosa comunidad musulmana siga rezando como hasta ahora en la plaza de Camarón.

En paralelo a la campaña publicitada ayer por el PP, el grupo vecinal Gent de Sant Roc i d’Artigues creó hace una semana una plataforma contra el oratorio. En los últimos días han aparecido en comercios de la zona hojas sin ningún encabezado aparente en el que se reclaman firmas contra el centro de culto. Tanto los populares como los vecinos niegan ningún tipo de vinculación.«No tenemos nada que ver con partidos», zanjó el secretario de la organización vecinal, José Díaz, quien catalogó de «vergüenza» la inauguración del oratorio y afirmó que la plataforma ha recabado «muchos» apoyos. «Deberían llevar a los musulmanes a una zona industrial; suficiente tenemos con lo que hay aquí», apostilló.En contraposición, la asociación de vecinos de Artigues se opone a la iniciativa emprendida contra el local.

Por su parte, el Consistorio invitó ayer a Albiol a reunirse con los promotores del oratorio. «El diagnóstico del PP es poco acertado», opinó el concejal de Convivencia, Josep Pera.

Delmundo.es


El PP atiza el discurso xenófobo para oponerse a una mezquita en Badalona

"No es bueno que haya barrios donde predomine el árabe", dice García Albiol

M. NOGUER / J. GARCÍA - EL PAÍS Barcelona - 11/02/2009

"No creo que sea bueno que en Badalona haya barrios donde la lengua predominante sea el árabe". Con este criterio, el presidente del Partido Popular de Badalona, Xavier García Albiol, ha comenzado una campaña contra la apertura de un oratorio musulmán en el barrio de Artigues. Le inspira el éxito que cosecharon sus críticas a los inmigrantes en las elecciones municipales de 2007. El PP de Badalona, tras recortar mucha distancia al PSC, se ha convertido en todo un referente para el conjunto del partido en Cataluña y está dispuesto a exprimir un conflicto vecinal que amenaza con dejar sin lugar de rezo a la populosa comunidad paquistaní del barrio.

Albiol ha reduplicado sus mensajes contrarios a la apertura del oratorio y, a diferencia de otras campañas encabezadas por el polémico concejal, es él y no terceras personas quien lanza el mensaje. Su argumento para impedir un centro de culto que la comunidad musulmana se autofinancia, es que su simple apertura implicaría "degradar" el barrio y convertirlo en "un gueto sin solución". "Significará más desestructuración y más marginación social", reza el comunicado que ayer emitió Albiol y que la cúpula del partido en Cataluña no ha desautorizado.

Además de relacionar la práctica del islam con la marginación, Albiol también viene a culpar a los colectivos foráneos del hecho de que "haya desaparecido casi por completo el comercio tradicional". Es más, asegura que la presencia de unos 1.800 musulmanes en el barrio está expulsando a los vecinos de toda la vida. "Muchos vecinos de Artigues y Sant Roc se están marchando, y muchos de los que no se van es porque no pueden".

El PP de Badalona ha aprovechado el descontento de parte de la población con este oratorio para lanzar la campaña. Desde hace unas semanas la entidad Gent de Sant Roc recoge firmas para evitar la apertura del local.

El equipo de Gobierno pide no sacar las cosas de quicio y recuerda que el clima en el barrio es de convivencia. El concejal de Ciudadanía y Convivencia, el convergente Josep Pera, se mostró "sorprendido" con la actitud de García Albiol. "Desde el principio hemos ofrecido al PP toda la información", recordó antes de añadir que el contacto con los vecinos ha sido constante y que en el barrio no hay un clima generalizado de oposición. "Badalona tiene una normativa propia sobre la apertura de oratorios y se va a cumplir", aseveró.

La sorpresa sobre la actitud de Albiol es relativa. El concejal es bien conocido por sus actitudes críticas con la inmigración y que han sido calificadas de "xenófobas" por numerosos colectivos. En la campaña electoral de las municipales de 2007 el concejal editó un polémico vídeo en el que imágenes relacionadas con la inseguridad ciudadana se encadenaban con planos de inmigrantes.

El PP se convirtió entonces en la segunda fuerza de Badalona y quedó a sólo dos concejales de un PSC que no fue capaz de hacer cuajar su propio discurso sobre gestión migratoria. Los socialistas constataron que una parte de su electorado les pide un discurso de mayor dureza con la inmigración, más al estilo del que en su día empleó Celestino Corbacho como alcalde de L'Hospitalet y ahora como ministro de Trabajo. Maite Arqué, cabeza de lista del PSC en 2007, ya no está en el Ayuntamiento.

Albiol, en cambio, ha visto aumentar su popularidad en el seno del partido y su estrategia se ha propagado. El PP de Barcelona, sin ir más lejos, ha pregonado a los cuatro vientos que no permitirá que los inmigrantes, estén o no en situación regular, puedan votar en la consulta prevista para rediseñar la avenida Diagonal.

En Badalona la polémica por el oratorio viene de lejos. El PP ya se opuso a que el Ayuntamiento dedicara un terreno municipal en las afueras para construir un centro de culto. García Albiol también abanderó una campaña contra los denominados pisos patera, de los que incluso elaboró una lista que después se demostró incorrecta. Su objetivo era cercar a los ocupantes de estas viviendas.


"Con mano izquierda, todo se puede solucionar"

FERMÍN ROBLES - EL PAÍS Badalona - 11/02/2009

Fiaz Ahmad es paquistaní, trabaja como butanero y desde hace nueve años vive en el barrio de Artigues, en Badalona. Cada tarde juega al voleibol con una veintena de compatriotas. Al principio, andaban de plaza en plaza con una improvisada red a cuestas. Desde hace dos años disponen de una antigua pista de baloncesto municipal en desuso en la calle de Joan XXIII que les ha cedido el Consistorio.

Fiaz asegura que desde el Ayuntamiento han animado siempre a su comunidad a pedir lo que necesiten y ahora espera que algún día el barrio pueda disponer también de un oratorio. "Es difícil de explicar, pero para nosotros es importante rezar juntos. De momento lo hacemos en grupos, en nuestras casas", explica.

Esperanza en el barrio

La mayoría de vecinos que siempre han vivido en el barrio no se oponen a la creación de un oratorio musulmán, aunque reclaman que la instalación cumpla con las ordenanzas. Creen que los lugares de culto son un derecho, pero que también implican deberes. La Asociación de Vecinos de Artigues calcula que hay 1.800 musulmanes residentes en la zona, aunque piensan que podrían venir más de Sant Adrià y Santa Coloma, mientras que el oratorio actual tiene un aforo para 100 personas. "Hay que hacer las cosas bien, no podemos solucionar un problema para crear otro", comenta el presidente de la asociación, Ángel Vendrell.

Vendrell asegura que la polémica no les ha cogido por sorpresa, porque en torno a 2003 la llegada de inmigrantes fue masiva en el barrio. De hecho, su presencia resulta evidente, por ejemplo, en una de las avenidas principales de Artigues, la calle de Xile, una sucesión de carnicerías islámicas, peluquerías y locutorios regentados por inmigrantes. La convivencia ha transcurrido sin problemas, y como en otros puntos de Cataluña, ha crecido entre los vecinos la creencia -que muchas veces no es más que pura leyenda urbana- de que el Ayuntamiento no hace cumplir las ordenanzas a esos locales. "De todas maneras, con un poco de mano izquierda, todo se puede solucionar, que en realidad aquí somos pocos vecinos", señala Vendrell. Aunque a veces sienten que no son una prioridad para el Consistorio, huyen de la etiqueta de barrio estigmatizado. Están convencidos de que la Ley de Barrios supondrá para Artigues una gran transformación.