"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

viernes, 3 de octubre de 2008

"Acabaremos ahogados en una deuda sin precedentes que durará mucho tiempo"


Jose Luis de Haro EL ECONOMISTA 3/10/2008

Stiglitz-mano.JPG
Joseph Stiglitz, premio Noberl de Economía. Foto: Archivo

En plena incertidumbre sobre qué sucederá con el plan de rescate propuesto por la Administración Bush, el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, se suma a la larga lista de académicos que consideran la propuesta como una medida poco eficiente. Stiglitz no dudó en compartir con elEconomista sus opiniones sobre el polémico Acto de Emergencia de Estabilización Económica de 2008 y el rumbo que tomará la economía norteamericana en los próximos meses.

¿Qué opinión le merece el plan de rescate presentado por la Administración Bush?

El plan propuesto está mal diseñado y pone de manifiesto que la falta de entendimiento es el principal problema que existe actualmente. Los bancos tienen un agujero en sus balances de cuentas que necesita ser reparado inmediatamente a través de una inyección de capital. Pero, después de este descomunal rescate, continuará la necesidad de inyectar a escala masiva más dinero federal. Pese a todo, dada la incompetencia del presidente George Bush y del secretario Paulson, este plan es lo mejor que podemos hacer y es mejor que nada.

Entonces, ¿usted cree que es mejor invertir casi un billón de dólares en una medida ineficaz?

Debo rectificar (risas). No estoy seguro que sea mejor que nada. Es muy triste que en este momento de crisis tengamos un liderazgo tan empobrecido en la Casa Blanca. Este es un plan verdaderamente nefasto, pero dada la incompetencia del Gobierno parece que es lo mejor que vamos a conseguir sacar de todo esto.

¿Qué piensa de las rencillas políticas desatadas por los republicanos en el Congreso el pasado lunes?

En cierta forma es un especie de paradoja. Por un lado, la ideología republicana es la que ha provocado este desastre, pues esa idea pro mercado ha sido la causa de esta situación. Por otro, parece que los políticos han decidido escuchar a los ciudadanos, que están muy enfadados, y han manifestado el sentimiento popular, mientras que el presidente no ha conseguido convencer de que éste sea un buen plan. Bush ha utilizado el miedo para conseguir todo lo que le ha venido en gana durante los últimos ocho años y como alguien dijo ya no es un pato atontado sino un pato muerto. Existe un gran odio alrededor de esta propuesta.

¿Cree que los anteriores rescates de compañías, como Freddie Mac, Fannie Mae o AIG, están justificados? ¿Debería el Gobierno federal haberlas dejado quebrar?

Si hubiéramos tenido la administración y el liderazgo necesarios, podríamos haber dejado que Freddie y Fannie fueran a la bancarrota para crear un nuevo sistema hipotecario que copiase, por ejemplo, el de los bancos daneses, y que hubiera asegurado todo el dinero invertido. Sin estas circunstancias de liderazgo, al no rescatar ambas compañías, lo más probable es que hubiéramos sufrido una congelación de la industria hipotecaria, y eso, sin duda, habría sido un verdadero desastre. Con una administración tan incompetente, rescatarlas fue lo mejor que se podía hacer.

¿Considera que la Administración Bush es la única culpable o debemos buscar otros responsables entre los ejecutivos de Wall Street, Alan Greenspan??

Los que han fomentado esta situación son la Casa Blanca, la Reserva Federal, Alan Greenspan, los reguladores y, sobre todo, Wall Street, porque al fin y al cabo fueron los que juzgaron erróneamente. Diseñaron esquemas de incentivos que fomentaban enormemente el riesgo y encima contrataron gente que no entendía ni sabía controlarlo. La agencia de calificación no supo juzgar el riesgo. Wall Street no hizo lo que debía y los reguladores, que supuestamente deberían haberles frenado por hacer lo que no debían, se quedaron de brazos cruzados. Los ciudadanos odian esta propuesta, porque parece que están dando dinero a los responsables de esta catástrofe.

Muchos contribuyentes se quejan porque no existe una pena para los responsables. Usted que cree, ¿se debería castigar a los ejecutivos o a las entidades financieras?

El problema es que tenemos unas leyes muy estrictas que básicamente dicen que alguien sólo puede ser castigado si hace algo considerado ilegal en el momento de hacerlo. Lo que debemos hacer es asegurarnos de que esto no ocurra otra vez. Sin embargo, algunos de los implicados en todo este asunto seguramente realizaron algún tipo de fraude y si es así deberían ser duramente castigados. Pero soy consciente de que en muchas de estas áreas estuvieron actuando de forma ilegal sin incurrir en un delito.

¿Qué tipo de cambios de regulación deberían implementar las autoridades federales?

Básicamente necesitamos no sólo una mayor transparencia en la revelación de información, sino que también debemos cambiar la estructura de incentivos, reducir el conflicto de intereses, los incentivos derivados de los riesgos a corto plazo, una comisión de estabilidad financiera? existe una agenda completa para llevar a cabo una reforma reguladora.

¿Cuál va a ser el impacto a medio plazo de esta crisis en la economía estadounidense?

A la economía norteamericana todavía le espera una caída mucho más seria. EEUU se encamina hacia una contracción económica, al igual que el resto del mundo, y probablemente acabará sufriendo una recesión importante. Estamos inyectando mucho dinero para corregir el problema, pero vamos a acabar ahogados en una deuda sin precedentes que va a seguir con nosotros mucho tiempo.

¿Cuándo cree que los precios inmobiliarios van a tocar fondo?

Depende de lo rápido que caigan. Yo diría que en uno o dos años.

De los dos candidatos presidenciales de Estados Unidos, ¿quién se muestra más preparado para resolver esta crisis?

No existe una comparación posible, ya que McCain ha manifestado que no entiende de economía y Obama ha dejado claro la necesidad de crear e implantar una nueva estructura reguladora. El plan que tenemos hoy es mucho mejor que el presentado inicialmente por Paulson y eso es gracias a la intervención de Obama.

¿Cómo va a afectar este supuesto rescate a la política económica del próximo presidente de EEUU?

Las ambiciones económicas del próximo inquilino a la Casa Blanca tendrán que ser modificadas. Sin embargo, cuando la economía está débil es un momento perfecto para que el gobierno cambie las normas de inversión, así que algunos de los planes de Obama se podrían implantar sin problema.