"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

domingo, 7 de octubre de 2007

Barcelona es una de las ciudades más contaminadas de Europa

La ciudad evitará 1.200 muertes al año con el plan de reducción de la polución El plan permitirá a los barceloneses ahorrarse hasta 600 euros anuales
119 comentarios


Antonio Cerrillo 19/09/2007La Vanguardia
http://www.lavanguardia.es/lv24h/20070919/53394776441.html

La ciudad de Barcelona es una de las capitales europeas con un nivel de contaminación atmósferica más elevada de Europa, según indica un estudio de la Organización Mundial de la Salud dado a conocer ayer por el Centre de Recerca en Epidemiología Ambiental.


En un listado de que incluye 14 grandes ciudades europeas (dentro de una selección integrada por 26 urbes de todo el mundo), la capital catalana aparece como la tercera capital de Europa con un mayor concentración de partículas sólidas en suspensión, el contaminante que más procupa por sus efectos en la salud. En concreto, las partículas con un diámetro de menos de 10 micras se incrustan en los alvéolos y ocasionan algunas enfermedades cardiovasculares y respiratorias. La ciudad de Barcelona presenta una concentración media de más de 55 microgramos por metro cúbico de partículas sólidas en suspensión (mientras que el conjunto de la región metropolitana se sitúa en unos 50 microgramos), por lo que supera los niveles de este tipo de contaminación de grandes capitales europeas, como Milán, Berlín, Oslo, Helsinki, Budapest, Viena, Munic o Amsterdam. En este listado (que recoge los datos del año 2005), las ciudades europeas con una atmósfera más limpia son, por este orden, Estocolmo, Bruselas y Londres, las únicas que registran menos de los 40 microgramos por metro cúbico de media anual, que es la meta que marca como referencia ideal la directiva comunitaria para el año 2010.

Sorprendemente, la atmósfera en la ciudad de Barcelona aparece la octava de las 26 urbes analizadas por este estudio. La capital catalana está mucho más sucia de partículas que la grandes ciudades de importancia mundial como Nueva York, Tokio, Hong Kong o México. En el ámbito europeo, Praga y Bucarest son las ciudades europeas más contaminadas, aunque el ranking global lo encabezan, por este orden, Nueva Delhi, Pekín, Bombay y Seúl. Este informe se ha dado a conocer para presentar un estudio que apoya el plan de reducción de la contaminación que implantará la Generalitat en 75 municipios del área metropolitana de Barcelona, que hasta 2010 permitirá mejorar la calidad del aire. Ello comportará un beneficio claro para la salud en una ciudad como Barcelona. Además, esta mejora en la salud se traduciría en un ahorro para el ciudadano de hasta 600 euros anuales.Así lo constata un estudio elaborado por el Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) por encargo de los departamentos de Salud y Medio Ambiente de la Generalitat, con el objetivo de evaluar los efectos sobre la salud que tendrá este plan, que contempla, entre otras medidas, la limitación a 80 kilómetros por hora de la velocidad máxima en algunas vías rápidas del área de Barcelona.La aplicación del plan para reducir la contaminación atmosférica que ha aprobado el gobierno catalán evitará unas 1.200 muertes anuales en el área metropolitana de Barcelona, lo que supone un 4% de los cerca de 30.000 fallecimientos que se registran cada año en esta zona por causas naturales.

El director del informe, Nino Künzli, ha explicado hoy que la puesta en marcha del plan, que define más de 73 actuaciones encaminadas a reducir, de aquí al año 2010, las emisiones de contaminantes en 57 municipios en los que se rebasan los niveles máximos de polución establecidos por la Unión Europea (40 microgramos por metro cúbico), evitará unas 1.200 muertes al año. No obstante, en el caso de que los niveles de contaminación en el área de Barcelona, que actualmente son de una media de 50 microgramos por metro cúbico, se reduzcan a los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), situados en 20 microgramos por metro cúbico, el número de muertes que se podrían evitar cada año ascendería a 3.500.El estudio, pues, demuestra que la mejora de la calidad del aire comporta un beneficio claro para la salud y que "vale la pena invertir tiempo, energía y dinero" para reducir la contaminación atmosférica, según ha destacado Nino Künzli.

Y es que Barcelona ocupa el octavo lugar en el ránking mundial de ciudades con una mayor concentración de partículas en suspensión inhalables, por encima incluso de urbes como Ciudad de México, Berlín, Milán, Los Ángeles, Tokio, Londres o Nueva York.Según el estudio de CREAL, el cumplimiento de los niveles máximos de polución fijados por la UE no sólo ahorraría más de un millar de muertes anuales, sino que aumentaría en unos cinco meses la esperanza de vida de la población. Rebajar a 40 microgramos por metro cúbico los niveles de contaminación evitaría asimismo unas 600 hospitalizaciones relacionadas con enfermedades cardiorrespiratorias, unos 1.900 casos de bronquitis crónica en adultos, unos 12.100 casos de bronquitis aguda en niños y 18.700 ataques de asma anuales. Esta mejora en la salud se traduciría en un ahorro medio de entre 300 y 600 euros por persona y por año, lo que significaría entre 1.100 y 2.300 millones de euros al año. "Estos son los beneficios que esperamos obtener en la salud a raíz de la aplicación del plan de contaminación", ha afirmado el director general de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Plasència.

Por su parte, la responsable de Calidad Ambiental de la conselleria de Medio Ambiente, Maria Comellas, ha destacado que los resultados del estudio corroboran la "bondad" de un plan que ha levantado "polvo y controversia", ya que afectará a la movilidad de la ciudadanía, mediante la limitación de la velocidad en algunas carreteras. "Pero no son medidas gratuitas, tendrán un efecto sobre la salud", ha indicado Comellas, que ha remarcado la importancia de convencer a los ciudadanos de la benevolencia de este plan gracias a datos científicos como los que aporta este estudio.Pero los beneficios para la salud y la economía podrían ser hasta tres veces más satisfactorios si la Generalitat lograra que los niveles de contaminación del área de Barcelona no excedieran de los 20 microgramos por metro cúbico que establece la OMS. En este escenario, la reducción de los niveles de polución evitaría unas 3.500 muertes anuales y supondría un aumento de casi catorce meses de la esperanza de vida. De la misma manera, podría ahorrar 1.800 hospitalizaciones, 5.100 casos de bronquitis crónica en adultos, 31.100 casos de enfermedades bronquiales en niños y 54.000 ataques de asma anuales. En este caso, el beneficio económico estimado es de entre 700 y 1.600 euros por persona y año, es decir, un total de entre 3.000 y 6.400 millones de euros.