"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

jueves, 25 de octubre de 2007

Biocombustibles, alimentos y medio ambiente

Un equipo debate en París las desventajas medioambientales de este carburante

BBC Mundo 12/09/2007

Expertos y representantes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), debaten en París un documento que advierte sobre las posibles desventajas en el uso extendido de los biocombustibles. Del texto se desprende que los beneficios de carburantes como el etanol y el biodiesel son muy limitados si se tiene en cuenta la escasez de alimentos y la amenaza a la biodiversidad que generarían.


"El rápido crecimiento de la industria de los biocarburantes mantendrá verosímilmente altos esos precios (de los alimentos) en la próxima década". Informe sobre biocombustibles, OCDE.

Los biocombustibles, producidos sobre la base de cultivos como caña de azúcar, maíz y oleaginosas, han sido presentados como una fuente de energía capaz de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero al tiempo que representarían mayores ingresos para los agricultores. Pero uno de los capítulos del documento bajo debate en la OCDE plantea abiertamente el interrogante si "es mejor el remedio que la enfermedad".

El texto hace reflexionar sobre un posible encarecimiento de los precios de los alimentos sin que la producción de estos biocombustribles beneficien sustancialmente al medio ambiente. "El rápido crecimiento de la industria de los biocarburantes mantendrá verosímilmente altos esos precios en la próxima década", dice. Agrega que, al mismo tiempo, podría representar un impacto negativo desde el punto de vista ecológico, si ecosistemas naturales como bosques o praderas, comienzan a ser usados para cultivos destinados a la producción de estos combustibles.

Cultivos para alimentos vs. cultivos para combustibles

Según el especialista en temas económicos de la BBC Andrew Walker, los efectos de esta disyuntiva entre cultivos para alimentos versus cultivos para combustibles ya se puede ver en los precios de los productos del campo.

Pero por otra parte, hace prever nuevas confrontaciones en áreas como los subsidios agrícolas y el papel que jueguen las políticas gubernamentales para hacer más atractiva la producción de combustibles biológicos.

El texto producido por la OCDE acepta como posible "en teoría" el escenario ideal de tener hacia 2050 un mercado de combustibles líquidos con su cuarta parte compuesta por biocarburantes. No obstante, sugiere que la estimación de un 13% que hizo la Agencia Internacional de la Energía, es el pronóstico más "realista" que se puede hacer para esa fecha.