"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

martes, 2 de octubre de 2007

Topofilia

Según el geógrafo chino-norteamericano Yi-Fu Tuan (Profesor de la Universidad de Winsconsin, autor de numerosos trabajos en geografía urbana), TOPOFILIA es el conjunto de relaciones emotivas y afectivas que unen al hombre con un determinado lugar, siendo este su vivienda, su barrio, su pueblo o la ciudad que habita. Si la topofilia alcanza el grado de despertar un sentimiento reverencial, Tuan la denomina TOPOLATRIA, aunque la denominación que más le cabe a la relación que hoy guardamos para con ciertos lugares de nuestras ciudades e incluso para con algunas de ellas es la TOPOFOBIA, cuyo significado creemos no es necesario entrar a detallar por ser tan cercano a buena parte de las vivencias que a diario experimentamos en nuestras ciudades.

Sin embargo, creemos que es lo que Tuan denomina como la TOPONEGLIGENCIA la expresión que mejor caracteriza la ya mencionada falta de arraigo y de sentido de pertenencia que usualmente experimentamos por las ciudades en que vivimos.

Es justamente contra esta "Toponegligencia", entendida como la falta de compromiso y apego por la ciudad, que hemos desarrollado la presente propuesta (1) que enmarcada en las propias palabras de Tuan podemos justificar así:

El desarraigo de las personas en un mundo cada vez más homogéneo es quizá una de las causas de la crisis ecológica actual, el espacio pasa de ser una vivencia a convertirse en un concepto, algo lejano, ajeno e impersonal. Crece el número de individuos que no experimentan una relación de pertenencia hacia el lugar donde viven. El resultado es una alienación del hombre que acaba considerando los lugares como objetos con los que sólo cabe una relación de consumo o de contemplación superficial. La TOPONEGLIGENCIA sustituye así gradualmente el sentimiento de TOPOFILIA, reprimiendo uno de los impulsos más íntimos del ser humano....- La persona precisa familiarizarse con su entorno y sentirse parte de él, como en casa....De esta forma la TOPOFILIA se ejerce a través de la acción y la preservación, involucrándose con el entorno, comprometiéndose y haciéndose parte de él, siendo sin duda el sentimiento que nos permite revitalizar nuestra relación con éste y con el mundo a partir del restablecimiento del hondo sentido del habitar". (2)

De acuerdo con lo anterior y desde nuestra particular perspectiva que involucra tanto una redefinición del concepto de lugar "Topos" (entendido fundamentalmente como "encuentro"), como del de apropiación "Philos" (entendido como "proceso pedagógico"), la Topofilia no busca otra cosa que instrumentar a las comunidades para que desde las respectivas condiciones político-administrativas de las ciudades en que viven y partiendo de sus específicas características psico-sociales, culturales, ambientales y económicas, estén en capacidad de enfrentar y responder ellas mismas a su problemática sentida, con el apoyo técnico y logístico que según el caso será de orden público, privado o mixto.

Si las personas tienen las condiciones para trabajar por su comunidad sin salir fuera de ella, sin duda no solo se fortalecen los nexos de apropiación y pertenencia por una ciudad de todos "hecha por todos", sino que se promueven el acercamiento y comunicación entre los distintos actores tanto individuales como colectivos comprometidos en la construcción de la misma y de paso no solo se combate el aludido flagelo de la violencia que como dijimos resulta producto tanto de la intolerancia y falta de comunicación, como de la falta de oportunidades y de reconocimiento, sino que se optimizan las relaciones funcionales de la propia ciudad facilitando y fortaleciendo su gobernabilidad, su administración y su manejo

La propuesta no es otra cosa que la de construir una habitabilidad a partir del rescate de la escala humana en escenarios concretos., definidos por Max Neff como "escenarios pequeños", pues son estos en suma los que constituyen la ciudad y la hacen aprehensible a los ciudadanos. De ahí que nuestro interés se concentre menos en construir "grandes lugares" que en promover la realización de "grandes encuentros" así los lugares sean pequeños, dado que lo que se busca fundamentalmente es que los miembros de una determinada comunidad se conozcan, interactúen y den respuesta a sus problemas en el propio lugar donde habitan, evitando así tener que recorrer grandes distancias al interior de la ciudad para acceder a un determinado servicio, gastando buena parte de su tiempo y salario en un transporte que de paso no solo complica sino que aminora la propia productividad de la ciudad en su conjunto.
Desde esta perspectiva, el lograr integrar armónicamente la vivienda , la recreación, la cultura y los servicios básicos de educación y salud con el empleo en un mismo ámbito territorial, es el objetivo básico de la Topofilia, que en otras palabras apunta a la construcción y consolidación de un espíritu comunitario orientado al logro del desarrollo sostenible a partir tanto del reconocimiento y potenciación de las especificidades de cada comunidad en particular, como del fortalecimiento y consolidación de los nexos psíco-físicos de arraigo y pertenencia entre las distintas comunidades y entre éstas y los lugares en que viven: Construir lo de todos a partir del reconocimiento de lo propio.

El caso Bogotá pretende ser un ejemplo que sirva como marco de referencia a experiencias a implementar en otras ciudades de Colombia y Latinoamérica.

Contraria a una propuesta "paternalista" que busca reforzar los lazos de dependencia entre la sociedad civil y el Estado, el diseño y construcción de un parque por ejemplo, por parte de una determinada comunidad, garantiza no sólo su preservación y cuidado sino la correspondencia inequívoca con la idea que tal comunidad tiene de lo que "estandarizadamente" denominamos "parque" y que en cada caso tendrá que ser tan distinto a otros, como la propia comunidad que lo construye lo es a las demás.

De esta forma, el propender por la autonomía y el fortalecimiento de lo que "demagógicamente" se ha llamado el "poder local" no tiene otro sentido sino el de la construcción de un orden social más justo y con el de un "nuevo" Estado. Orden que en principio se empiece a gestar al interior de los grupos de población más vulnerables, particularmente los niños y jóvenes para que a partir de ellos se genere y dinamice todo un proceso pedagógico de construcción de lo público concebido primordialmente a partir de la capitalización del recurso humano y sustentado en la optimización tanto de los recursos técnicos como de los financieros.

Fuente: http://www.crim.unam.mx/cultura/2003/ponencias-2/Wpon5.html

LA TOPOFILIA: UNA ESTRATEGIA PARA HACER CIUDAD DESDE SUS HABITANTES
Carlos Mario Yory