"Quiero hablar de un viaje que he estado haciendo, un viaje más allá de todas las fronteras conocidas..." James Cowan: "El sueño del cartógrafo", Península, 1997.

domingo, 2 de noviembre de 2008

La crisis del césped en Estados Unidos.

Fuente:http://www.lavanguardia.es/lv24h/20081026/53566592471.html

Obama gana enteros en las urbanizaciones que antes votaban republicano

El nuevo 'patio man' vive en una casa de la periferia que cada vez vale menos | La sequía y la crisis acaban con el césped en las zonas desérticas del Oeste

Andy Robinson | LA VANGUARDIA, Las Vegas. Enviado especial | 26/10/2008 |

En las urbanizaciones valladas de Summerlin, en las afueras de Las Vegas, se ven todos los síntomas de la crisis suburbana americana.

Muchos carteles de "Foreclosure (embargada), propiedad del banco". Todoterrenos chupagasolinas y McMansiones sobredimensionadas. Bancos con drivein de las firmas quebradas Wachovia y Washington Mutual, que solo recuerdan el lamentable estado del plan de pensiones.

Pero la prueba concluyente de que la urbanización norteamericana ya no es lo que era son los jardines. No hay hombres cincuentones regando, ni trabajadores mexicanos montados en máquinas cortacésped. En Summerlin - como en todo Las Vegas-, desaparece el esencial componente de la estética suburbana estadounidense: el césped.

Urbanización by machbel.


Tras una larga sequía en una región gravemente afectada por el cambio climático, el departamento de Agua del sur de Nevada ha prohibido el césped en construcciones nuevas . "No estamos en Inglaterra, sino en el desierto del Mojave y debemos cambiar nuestra cultura", sentencia Kay Brothers, responsable de ingeniería del departamento.

Son palabras subversivas. Desde finales del siglo XIX, el césped se ha considerado una señal de civilización, comunidad y, ante todo, de conformismo en el Estados Unidos de urbanizaciones.

Hay 130.000 kilómetros cuadrados de césped en jardines y campos de golf, según un estudio de la NASA, más de cuatro veces la superficie de Catalunya. Los estadounidenses gastan 40.000 millones de dólares al año en el mantenimiento de sus céspedes, tarea obligatoria con pena de ostracismo en muchas comunidades. Betty Perry, una mujer jubilada de 70 años -ahora conocida como Lawn Lady (Señora Césped)- fue detenida el año pasado cuando dejó de regar el jardín de su casa en Utah.

En las nuevas ciudades urbanización del oeste interior que rodean Las Vegas, Phoenix , Salt Lake City o Denver, el césped es un desafío a la naturaleza. Traga 2.500 litros de agua por metro cuadrado al año. Y en estos momentos, es un lujo de una cultura urbana que Las Vegas no puede permitirse. Queda claro al contemplar el gigantesco pantano Lake Meade que abastece la ciudad. Con menos nieve en las sierras del noroeste, el río Colorado baja con menos caudal y el nivel de agua en el pantano ha bajado unos 30 metros en diez años.

El golf, otro emblema de la vida en urbanizaciones, también está amenazado. "Hemos prohibido tajantemente nuevos campos", dice Brothers. En el Angel Park Golf Course, uno de cinco de Summerlin, la arena ha sustituido al césped y carteles en los arroyos advierten: "¡Peligro: agua reciclada, evitad contacto!".

John McCain no ayudó a su causa en Las Vegas cuando -intentando atraer votos en Colorado- dijo que podría ser necesario renegociar el Compact del río Colorado, un acuerdo histórico sobre el reparto del agua entre los estados del oeste. California y -en cierta medida- Nevada son las grandes beneficiarias. Las Vegas, una ciudad en el desierto, cuya población se ha triplicado en 15 años, una expansión demográfica sin igual en EE.UU., no puede ni oír hablar de renegociación. "El Compact no se toca", dijo Brothers. McCain debió rectificar.

Summerlin - construido por la inmobiliaria del multimillonario Howard Hughes- es uno de aquellos exurbs de elevado crecimiento demográfico que fueron clave en la victoria de George Bush en el 2004. Cuatro años después, la epidemia de embargos de viviendas ya afecta a urbanizaciones de alto standing como Summerlin. En el Red Rock Country Club, con dos campos de golf, el banco es propietario de una mansión que vende por 1,49 millones dólares. "Antes, el 78% de los votantes de estas zonas estaban más blindados desde el punto de vista económico que los de las zonas urbanas; pero la crisis de la vivienda afecta más las áreas periféricas que las urbanas", explica Chris Niedt del Centro Nacional de Estudios Suburbanos.

La crisis del césped en un estado como Nevada, republicano pero donde Obama tiene posibilidades, puede resultar importante el próximo 4 de noviembre. Es la primera vez que dificultades económicas, energéticas y medioambientales golpean simultáneamente al hombre suburbano del oeste, el patio man, según el calificativo del sociólogo pop David Brooks: "Tiene una casa que vale cada vez menos en una urbanización relativamente nueva; ha aplazado la compra del nuevo coche y ni quiere mirar su plan de pensiones", ha escrito esta semana en The New York Times.Obama gana terreno en las urbanizaciones a pesar de que en sitios como Summerlin la gran mayoría de habitantes son blancos.